Exclusivo Suscriptores

Por qué es clave respetar las necesidades de mi perro

Conocer qué cosas necesita cada animal es fundamental para una buena convivencia y así evitar problemas de conducta. Considerar cada especie en particular es el comienzo de toda acción.

Para tratar las diferentes conductas que vemos de manera cotidiana en los animales que nos acompañan en la convivencia, más en perros que en otras especies, primero debemos rever qué tan bien estamos haciendo las cosas para con ellos, más aún cuando siguen presentando determinadas conductas como tirar de la correa al pasear, ladrar sin parar y llorar apenas nos ausentamos de casa y ni hablar de pelear con otros perros.

La mayoría de las personas se enfocan en el beneficio propio y no en las necesidades del perro.


El adiestrador canino de Roca, Javier Campbell explica que la mayoría de las personas se enfocan en el beneficio propio y no en las necesidades del perro. Si las personas salieran por un momento del centro de la escena y pensaran en las verdaderas necesidades que tiene un animal, comprenderían con certeza los por qué de las diferentes conductas que estos manifiestan y abordarían la problemática desde otra óptica. La convivencia con un perro con problemas de conducta se torna tediosa y presenta distintos inconvenientes en lo cotidiano – explica Campbell – pero no entendemos que peor la está pasando el animal, en esa circunstancia. Si el perro demuestra problemas conductuales, a veces de forma involuntaria, rápidamente se hace foco en cómo afecta el bienestar, la tranquilidad y comodidad de la persona y no se piensa en el animal, el cual se trata justamente de ese perro que la persona llevó a su casa por voluntad propia y al que se comprometió a cuidar y que no le falte nada, señala el experto y hace hincapié en que “ése es el punto en el que fallamos de forma inconsciente”. Campbell afirma también que, esta falla se debe porque “creemos que estamos conviviendo con una persona y no con un ejemplar de una especie totalmente diferente a la nuestra”. Entonces es el momento de corrernos de ese lugar para poder comprender que estamos conviviendo con otra especie.

Respetar las necesidades dependiendo cada especie fortalece el vínculo


Sería más fácil y menos frustrante para la familia aceptar que la convivencia con otra especie no es tan sencilla como pensamos – aclara – sino que lleva tiempo, dinero y mucha paciencia y lo más importante de todo es entender y conocer cuáles son las necesidades típicas de la especie canina y así poder ayudar a “ese animal que decidí que conviva conmigo”.
En realidad todos estos problemas mencionados son consecuencia de una tendencia que no está enfocada a las necesidades básicas de un perro, no me refiero a la comida, agua y atención veterinaria, sino a la salud mental del animal, señala el adiestrador. Los perros tienen problemas conductuales debido a la falta de realización de sus necesidades típicas de la especie canina, como por ejemplo el poder morder, roer, socializar con otros perros, olfatear todas las cosas que se le crucen, poder hacer juegos de caza y de olfato, entre otras cosas. Si no le doy estas cosas al perro, no voy a lograr un buen equilibrio, – asegura Campbell – que, lamentablemente desencadenan en conductas que nos molestan, como tirar de la correa, ladrar, morder muebles y todo lo que nos suele molestar. “La idea es no pensar en lo que a mí, me molesta sino en cómo poder ayudar al perro con esas actividades para que no llegue a tener ésas conductas.

Todo animal necesita realizar conductas típicas de su especie


Algunas de esas conductas no son voluntarias, las realizan justamente por una necesidad de descargar esas motivaciones típicas de un perro. “Nos falta enfocarnos más en las necesidades típicas de especie y en su salud mental”, culminó Campbell.

Tristeza, ansiedad, ladrar hasta el cansancio o llorar es indicador de que algo se está haciendo mal.

¿Qué debo tener en cuenta antes de adoptar un perro o cualquier animal de compañía?
-La dinámica de mi familia se modificará, y ya no será la misma.
-Conocer más de los comportamientos típicos de la especie.
-Qué necesidades tiene la especie y raza (no es lo mismo un Labrador Retriever a un Border Collie o a la de un mestizo)
-Los cambios y la modificación de una conducta llevan tiempo, por lo que debo evitar la frustración y enfado.
-Los castigos no van a cambiar que el perro mastique un mueble, atrás de una conducta hay una necesidad y debemos descubrir cuál es.
-Los paseos, juegos de olfato y actividad física son fundamentales para lograr un equilibrio y no creas que se verán cambios en un corto plazo.

Cumplir con una vida saludable fortalece la relación humana-animal


Comentarios