Ante la furia de Trump, Clinton apuesta más a la discreción

La representante demócrata sigue sin contestar los agravios de su rival y espera con más tranquilidad el próximo debate del miércoles en Las Vegas.



#

Hillary Clinton está enfocada en seguir recaudando fondos.(Foto: ap )

A menos de un mes de las elecciones en Estados Unidos, la candidata demócrata Hillary Clinton apuesta por la discreción, dejando que su rival Donald Trump se debata en una espiral de polémica, mientras el presidente Barack Obama afirmó que “la democracia misma” está en juego.

El republicano continúa su furiosa campaña para replicar un diluvio de acusaciones, luego de que al menos seis mujeres dijeran esta semana que fueron víctimas de agresiones sexuales, como efecto de un video de 2005 en el que Trump hacía comentarios lascivos sobre las mujeres.

“La campaña de Clinton se niega a debatir el fondo” de las cosas, dijo Trump a sus simpatizantes durante un mitin el jueves en Florida. “En lugar de eso, ellos me acusan falsamente, no son más que calumnias y difamación”.

“Yo no sé ni siquiera quiénes son esas personas. Es una vergüenza”, afirmó.

El magnate acusó a los medios estadounidenses de aliarse contra él y su entorno prevé contraatacar este viernes. Trump amenazó con demandar al diario The New York Times, que publicó los testimonios de dos mujeres que lo acusan de embestidas y agresiones de índole sexual.

“Antes del final del día, las pruebas serán publicadas para desafiar estas acusaciones”, prometió Mike Pence, el compañero de formula de Trump, en entrevista con el canal CBS.

Ante la preocupación que genera la campaña de Trump, el presidente Barack Obama aseguró este viernes que “la democracia misma” está juego en las elecciones, durante un acto en apoyo a Clinton en Cleveland (Ohio).

“Todo el avance que logramos en los últimos ocho años está en juego”, dijo y agregó: “La democracia misma está en juego en las urnas”.

En contraste, Clinton mantiene una campaña más discreta, segura de la ventaja que le dan los sondeos.

Desde el jueves estuvo participado en reuniones para recaudar fondos en la costa oeste y fue entrevistada en el programa de Ellen DeGeneres del canal NBC en Los Ángeles.

“No quiero que las personas crean que esta elección se ha terminado, porque todo ha sido tan imprevisible hasta ahora. Pero no tomo nada por sentado. Debemos trabajar muy duro en las tres próximas semanas y media”, manifestó Clinton durante la entrevista.

Pero su agenda dice lo contrario. Su próxima aparición pública bien podría ser durante el tercer y último debate presidencial contra Trump, el próximo miércoles en Las Vegas (Nevada).

El Partido Republicano se mostró profundamente dividido sobre qué postura adoptar ante su candidato.

Varios legisladores que se preocupan por su reelección en el Congreso el 8 de noviembre tomaron distancia del magnate, pero otros dijeron que votarán por él a pesar de todo para evitar una victoria de Clinton o que la Corte Suprema se incline hacia la izquierda, dado que el sucesor de Obama debe nombrar uno o varios jueces del máximo tribunal.

“No quiero que las personas crean que esta elección se ha terminado. Debemos trabajar muy duro en las tres próximas semanas y media”.

Hillary Clinton les habló a sus seguidoes durante una entrevista al canal CBS.

Obama dijo que hay mucho en juego

El presidente estadounidense, Barca Obama, aseguró ayer ante los votantes del estado clave de Ohio que todo está en juego en las elecciones que enfrentan a la demócrata Hillary Clinton y al republicano Donald Trump.

“El argumento de Trump es ‘¿Qué tienen que perder?’. La respuesta es todo”, dijo Obama durante un acto en Cleveland.

Al contrario de otros candidatos republicanos anteriores, Trump no está listo para asumir la presidencia, y agregó que está en juego la democracia. Obama advirtió que los progresos en cuanto a recuperación económica y otros temas se perderían si no se “hace la elección correcta”.

Datos

“No quiero que las personas crean que esta elección se ha terminado. Debemos trabajar muy duro en las tres próximas semanas y media”.

Comentarios


Ante la furia de Trump, Clinton apuesta más a la discreción