“Bariloche: deportistas discriminados, estresados y tristes”



#

Todos los deportistas de esta ciudad, que somos muchos, sufrimos diariamente la discriminación nacional, provincial y municipal y eso nos pone cada día más tristes. La alegría que produce practicar un deporte, entrenar todos los días, ya sea trotando, en la bicicleta o simplemente dando un paseo, se ve opacada por la discriminación a la que estamos sometidos. Cualquiera puede ver en un simple viaje que pueblitos, pueblos y ciudades tienen su bicisenda o su caminito para hacer ejercicios... ¡y Bariloche no! Si mal no recuerdo, en la época del intendente Icare la ciudad integró el programa “Municipios Saludables”, que apoya todo lo concerniente a la calidad de vida de los habitantes –y esto incluye las actividades deportivas y recreativas–. Investigando, encontré que también hay normativa vigente que nos otorga el derecho a la bicisenda en nuestra ciudad. La ordenanza 1263-CM-02 crea el sistema municipal de bicisendas, establece un mecanismo de concursos para definir los recorridos e incluye la forma de financiamiento. La ordenanza 1633-CM-06 establece la afectación de calles para la ciclovía del este; concretamente traza el primer recorrido y la forma de delimitarlo y ordena al Poder Ejecutivo la realización de la ciclovía con el presupuesto 2007. Ambas normas fueron incumplidas y jamás ejecutadas y se ha discriminado a quienes acompañaron los proyectos, reclamaron y reclaman por las bicisendas, que las necesitan por razones de seguridad y en definitiva son ciudadanos que quieren entrenarse y recrearse sanamente así como que las normas se cumplan. Hoy salir a entrenar al aire libre significa poner en riesgo la vida. Aquellos que no tienen un vehículo para trasladarse a los senderos de montaña más seguros deben arriesgar su vida circulando por calles, avenidas o rutas altamente peligrosas. Hemos escuchado muchas veces como excusas a muchas cosas que al tener nuestra ciudad rutas y/o avenidas nacionales, provinciales y municipales parecería que nadie puede hacer nada y nadie se hace cargo de ejecutar lo normado o solicitado. Al parecer, a ninguna de estas jurisdicciones le importa un comino lo que hacen los deportistas de Bariloche para entrenar y los vecinos para ejercitarse o pasear al aire libre. Parece que en Bariloche el deporte para todos y todas se tiene que mirar por tevé. Me gustaría desafiar a los funcionarios públicos a salir a trotar o en bicicleta por calles o rutas de nuestra ciudad, si es que realizan algún deporte, o a los secretarios de Turismo para que vean lo que sienten los turistas que se aventuran a alquilar bicicletas para disfrutar de otra manera el hermoso paisaje que nos rodea... tal vez si viven en carne propia lo que vivimos nosotros lograremos alguna reacción. Es muy triste vivir en una hermosa ciudad, totalmente compactada y llena de autos, con autoridades que trabajan sobre la calidad de vida de sus habitantes, limitándose a los problemas puntuales y no a mejorar la calidad de vida de todos los que habitan en ella. Si cumpliésemos las normas (existentes y vigentes) y las tomásemos con seriedad, aprovechando lo que pueden ofrecerle a la ciudad programas como “Municipios Saludables”, veríamos grandes beneficios para nuestros vecinos, no sólo hoy, que disfrutaríamos y usaríamos las bicisendas, sino también a largo plazo, incentivando la actividad, acompañando el hábito y generando conciencia y salud. ¡Buen camino! Javier Alaniz, DNI 13.144.029 Bariloche


Comentarios


“Bariloche: deportistas discriminados, estresados y tristes”