Caso Julieta Uriarte: vuelven a investigar a la médica

La Cámara Primera del Crimen le revocó el sobreseimiento y ordenó continuar con la investigación. La joven egresada murió por una infección bacteriana.

18 oct 2017 - 17:00

Marisa Belén Figueredo volverá a estar en el centro de la investigación por la muerte de Julieta Uriarte. La médica fue sobreseída del caso en marzo, pero la Cámara Primera del Crimen hizo lugar a la apelación que presentó la familia de la estudiante.

El abogado querellante Rodolfo Rodrigo fundamentó su pedido en que la médica “no advirtió ni diagnosticó” el cuadro clínico, de manera apropiada y “de acuerdo a lo que se espera de una profesional médica”.

Rodrigo se apoyó en el informe del Cuerpo Médico Forense de Bariloche, que fue corroborado por el mismo organismo de Comodoro Rivadavia, y los peritos de la Corte Suprema de Justicia. Según esos análisis, la joven murió por una “sepsis severa”, una infección bacteriana causada por meningococo.

Según el querellante, existen evidencias de “impericia y negligencia” en el accionar de Figueredo, y solicitó una serie de medidas para ahondar en la investigación.

En la audiencia el abogado también realizó consideraciones al referirse al trato que reciben los estudiantes en la ciudad, tras asegurar que se ven afectados por la “falta de atención, falta de registro de las personas, entre otras”.

Además apuntó contra el fiscal, a quien señaló por considerar que ofició como “defensor” durante las actuaciones judiciales.

Figueredo fue sobreseída en marzo de este año tras un fallo del juez Ricardo Calcagno, quien dijo que no pudo encontrar “elementos probatorios objetivos e independientes que demuestren un accionar imprudente”.

¿Qué ocurrió el 6 de octubre de 2015?

La imputación de los fiscales detalló que la médica concurrió cerca del mediodía a la habitación de un hotel, ubicado en Villegas 160, para atender a la integrante de un contingente estudiantil ya que, según los dichos de sus compañeras de cuarto, estaba enferma.

Figueredo procedió a tomarle la temperatura a Uriarte y al no detectar fiebre en la joven, “se retiró del lugar sin realizar sobre la misma las prácticas médicas necesarias para diagnosticar el mal que padecía, entre ellas revisarla, interrogarla sobre sus dolencias, tomarla la presión arterial, o auscultar sus pulmones”.

Según los agentes fiscales, ante la falta de atención médica la joven 17 años falleció ese mismo día en la habitación del hotel a causa de una neumopatía.

La fiscalía consideró la conducta desplegada por la médica, “negligente e imperita” y causante de la muerte de la joven por no haber detectado a tiempo la enfermedad y ordenar su traslado a un sanatorio para recibir un tratamiento adecuado.

DeBariloche

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

DeBariloche