Bomba social



Las condiciones carcelarias de Brasil son críticas debido al nivel de hacinamiento y la falta de clasificación entre los distintos internos, estando en una misma celda reincidentes y pequeños maleantes.

La tragedia sucedió dos días después de que el presidente Lula da Silva anunció que Brasil invertirá cerca de 3.300 millones de dólares en cinco años para construir nuevas cárceles y alentar programas sociales, con el fin de reducir la violencia carcelaria.

El Ministerio de Justicia planea edificar 160 prisiones, conceder becas de estudio a agentes policiales, y expandir los programas sociales en las áreas pobres . Cada cárcel nueva tendrá lugar para 400 reos, y habrá oportunidades educativas para algunos de los 420.000 presos de todo el país. (AP)


Comentarios


Bomba social