Brown debe publicar la decisión de invadir Irak



Un tribunal británico ordenó al primer ministro, Gordon Brown, a hacer públicas las deliberaciones de las reuniones del Consejo de Ministros de los días 13 y 17 de marzo de 2003, dirigidas por el ex primer ministrro Tony Blair, cuando se dio luz verde a la entrada del Reino Unido en la guerra. La decisión ha suscitado un encendido debate jurídico en el país, donde las deliberaciones del Gobierno se conservan en secreto durante 30 años.

El tribunal británico no tomó su decisión por unanimidad, sino por mayoría simple, y especificó que el fallo es fruto de las circunstancias excepcionales que se vivieron aquellos días y que por tanto no debe servir alegremente de precedente.

“La decisión de enviar las fuerzas armadas de la nación a invadir otro país es una decisión trascendental”, dice el tribunal, “y esta importancia se acrecienta por las críticas que se han hecho sobre los procesos de toma de decisión en el Gabinete en ese momento”.

El tribunal cree que las cintas aportarán luz sobre el súbito cambio de opinión del entonces fiscal general, Lord Goldsmith, que el 7 de marzo expresó en un informe sus dudas sobre la legalidad de la intervención y en 17 de marzo dijo sin embargo en el Consejo que no había obstáculos legales que la impidieran.

El Gobierno tiene 28 días de plazo para recurrir la decisión y ya ha anunciado que sopesa la posibilidad de hacerlo.

Brown siempre se ha opuesto con dureza a la posibilidad de que se hagan públicas las deliberaciones. Un recelo en el que algunos ven el miedo del primer ministro al retrato que puedan hacer de él las grabaciones. (“El Mundo”, de España)


Comentarios


Brown debe publicar la decisión de invadir Irak