Buscan poner coto a gastos en empresas públicas

Río Negro transfirió el año pasado 121 millones a esas firmas. Los aportes se duplicaron en dos años. Weretilneck convocó a titulares para reclamar acciones que permitan autofinanciarse.



#

Archivo

El Estado provincial transfirió el año pasado casi 121 millones a las empresas públicas. Estas erogaciones motivaron el análisis de los presupuestos, como también el financiamiento y el gasto de esas sociedades estatales. Una severa reforma de esas estructuras para su “autofinanciamiento” será planteada mañana por el gobernador Alberto Weretilneck a los directores e interventores de esas firmas públicas.

Las ejecuciones confirman que los envíos a las empresas públicas se duplicaron en los dos últimos años. Estas asignaciones están orientadas esencialmente al pago de salarios.

Hacienda informó sobre transferencias por unos 121 millones en el 2011, incluyendo los convenios con Viarse que se formalizaron hace varios años, donde figuran aportes especiales a esa empresa por el mantenimiento vial en Río Negro. Así, la provincia abonaba por ese servicio a su sociedad estatal, que mayormente subcontrata a privados.

Con esa particularidad, en todo concepto, el Estado provincial envió en el 2011 a Viarse algo más de 63 millones.

El listado de las transferencias continúa con 27 millones para el Tren Patagónico, unos 21,5 millones para ARSA, otros 5 millones para Televisión Río Negro; 2,5 millones para Transcomahue; 1,7 millones para la sociedad forestal Emforsa y algo más de 200 mil pesos para Río Negro Fiduciaria. Totalizan 120,9 millones.

Estos aportes estatales figuran en los presupuestos de las empresas públicas, que igualmente arrojan déficits (ver recuadro). En ese caso, el análisis oficial se concentrará en saber si el sostenimiento estatal se corresponde con el servicio público.

La mayoría de las transferencias están destinadas a los haberes, actuando como un subsidio, ya que se evita que el impacto de esa erogación de la empresa no se traslade totalmente a las tarifas, como en Tren Patagónico o ARSA. Pero también exige otra evaluación sobre la estructura de personal -en áreas gerenciales y administrativas- y el costo salarial.

En las ejecuciones anuales, el 2011 consigna que las dos partidas que registran los envíos a esos organismos públicos para “gastos corrientes” – número 551 y 561- suman casi 80 millones. El año anterior totalizaron 68 millones y en el 2009 rondaron los 49 millones.

Además, la transferencia para capitalizar esas empresas llegó a los 13 millones en el 2011. Ascendió a 19 millones en el 2010 y a 3 millones en el 2009.

En Hacienda aseguran que la multiplicidad de fondos enviados a esas empresas para capitalizarlas determina un aporte cercano a los 200 millones. Esta asignación fue el monto ventilado por el gobernador Weretilneck cuando confirmó el viernes que convocó para mañana a los titulares de las empresas.

En diálogo con la prensa, en el aeropuerto viedmense, al mandatario afirmó que “en el marco del proceso de reestructuración, las empresas deberán autofinanciarse, reducir costos y mejorar ingresos”, adelantando la reunión de mañana.

Hay diversidad de diagnósticos y de propuestas de reformas empresariales. Por caso, se evalúa que Viarse se reformule totalmente para volver a Vialidad provincial. Otras fuentes indicaron que Viviendas Rionegrinas podría desaparecer en su fusión con el IPPV. Un caso similar se produce con ARSE –que maneja el servicio de riesgo- con el DPA. Seguramente, más precisiones aparecerán en las próximas horas a partir de la reunión de mañana de Weretilneck con los titulares de esas sociedades públicas. (AV)

Tren Patagónico fue la segunda empresa con más aportes del Estado en el 2011. Recibió 27 millones y a pesar de ello cerró con déficit.


Comentarios


Buscan poner coto a gastos en empresas públicas