Calendario en mano, Ferreira y Cascón condicionan al oficialismo

Los intendentes de Viedma y Bariloche analizan el escenario provincial para definir las elecciones locales.

#

Ferreira convocó para el 26 de junio, pero podría cambiar. Cascón puso en duda que Bariloche vote el primer domingo de septiembre.

Archivo

Disputas en el radicalismo rionegrino

Viedma y Bariloche están sumergidas en interpretaciones y especulaciones electorales.

El llamado a elecciones capitalinas para el 26 de junio podría registrar un viraje. La convocatoria fue hecha por el intendente Jorge Ferreira, pero las facultades del Ejecutivo para tomar esa decisión y la estrategia de separarse del comicio provincial son elementos en análisis por estas horas. Todo está orientado a una negociación que incluye la disputa interna de Ferreira y la candidatura municipal del legislador Mario De Rege, que tiene el apoyo de César Barbeito y del gobernador Miguel Saiz.

Bariloche se incorporó a ese escenario con sus especulaciones, buscando también despegarse del efecto provincial. El Código Electoral barilochense establece que sus elecciones deben realizarse el primer domingo de septiembre pero ayer el intendente Marcelo Cascón advirtió que el llamado es atribución suya y podría cambiar la fecha. La duda está motivada en la convocatoria provincial que, según los anticipos, sería formalizado para la segunda mitad de agosto.

Cascón entendió que tan breve plazo de separación sería “más contraproducente” que superponerlas el mismo día, lo cual está expresamente vedado por la Carta Orgánica. Ese cuadro jurídico establece que las elecciones deben ser en fecha separada de cualquier otra, pero a su vez el artículo 51 inciso 19 dice que efectuar el llamado es responsabilidad del intendente. Cascón supeditó la decisión a la resolución del Ejecutivo respecto de las elecciones provinciales.

Hasta ahora el jefe comunal no confirmó si buscará la reelección aunque dio un indicio el martes al asegurar que esa candidatura sería “casi lo lógico” para desarrollar mejor un plan de gobierno.

Por su parte, Ferreira formalizó esta semana la convocatoria para el 26 de junio. Sorprendió con el llamado pero cumple con un objetivo propio: se despega de la elección provincial, liberándose de la incidencia de la candidatura de Barbeito, quien respalda a De Rege. “La fecha de la elección puede modificarse si hay acuerdo”, confesó un dirigente de Ferreira. Ese acuerdo demanda que desplace a De Rege, algo que actualmente es poco probable.

La interpretación de la convocatoria es un frente en sí mismo. Esa facultad -según la Carta Orgánica- corresponde al Concejo. El artículo 65 asigna a ese cuerpo la responsabilidad de sancionar “la ordenanza electoral y convocar a elecciones”. El artículo 83, inciso 18, reserva para el Ejecutivo que “convoca a elecciones municipales en caso de que el Concejo Deliberante no lo hiciere en tiempo y forma”. (AV / AB)


Comentarios


Calendario en mano, Ferreira y Cascón condicionan al oficialismo