Canadá debate qué hacer con acoso escolar tras trágico suicidio de joven

El suicidio de Amanda Todd se produjo un mes después de que la joven estudiante colgase en YouTube un video en el que, sin pronunciar una palabra, simplemente con tarjetas escritas, explicaba el acoso que sufría desde hace tres años.

COMPORTAMIENTOS

El Parlamento canadiense inició esta semana el debate de una moción para enfrentar el acoso escolar y cibernético, pocos días después del suicidio de una joven canadiense que durante años fue acosada en el colegio y a través de internet.

La trágica muerte de Amanda Todd, de 15 años de edad, se produjo el pasado miércoles, un mes después de que la joven estudiante colgase en YouTube un vídeo en el que, sin pronunciar una palabra, simplemente con tarjetas escritas, explica el acoso que sufría desde hace tres años.

En el vídeo, de 9 minutos y titulado “Mi historia: lucha, acoso, suicidio, daño”, Amanda Todd explica que cuando tenía 12 años un desconocido que conoció a través de una vídeo-conversación la convenció para que le enseñase los pechos.

Un año después, el desconocido la contactó a través de Facebook y demandó que se desnudase en frente de la cámara a cambio de no distribuir imágenes de su primer encuentro.

Poco después, la policía se presentó en la casa de la joven porque las imágenes habían sido distribuidas a sus profesores, amigos y familiares.

Todd describe en el vídeo la ansiedad, depresión y pánico que le causó la distribución de su imagen desnuda y como cayó en un círculo vicioso de drogas y alcohol que agravaron su sufrimiento.

Un año después, el desconocido creó una página de Facebook en la que utilizó la imagen desnuda de Amanda como su foto del perfil. “Perdí todos mis amigos y el respeto que la gente me tenía. Me insultaban y me juzgaban. Nunca podré recuperar esa foto. Está ahí para siempre”, declaró.

La pesadilla de Todd continuó otro año más a pesar de que cambió de colegio. En una ocasión, medio centenar de jóvenes la esperaron frente a su nueva escuela y la novia de un amigo la golpeó mientras otros grababan en sus teléfonos móviles la agresión.

“Quería morirme. Cuando (mi padre) me trajo a casa, bebí lejía. Me mató por dentro y creía que me iba a morir. La ambulancia vino y me llevó al hospital y me purgaron” continua la joven canadiense en el vídeo.

Al salir del hospital, Todd descubrió en Facebook múltiples mensajes diciendo que se merecía lo que le pasaba y que debería morir. Amanda se mudó a otra ciudad y cambió de nuevo de colegio. Pero el acoso siguió a través de internet.

“Estoy continuamente llorando. Todos los días pienso por qué estoy todavía aquí. Mi ansiedad es horrible. No he salido en todo el verano. Todo por mi pasado. La vida no mejora. No puedo ir al colegio o reunirme con gente.

Fuente: agencias


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios