Carta de un jetón a otro



San Martín de los Andes

Si bien el término es vulgar, no sé si hay otro que defina tan bien esta manía de hablar demasiado sobre cualquier cosa, como si supiéramos.

Los años y la experiencia hacen que uno tome conciencia de la “jetonez” y administre mejor sus dichos y opiniones hacia algo más constructivo y que sume.

Después de haber escuchado a tantos políticos, dirigentes sociales, sindicalistas, empresarios y gente influyente de ámbitos educativos, judiciales y religiosos, uno se da cuenta de que en las áreas de responsabilidad de los distintos niveles de gobierno la gente canchera, sobradora, soberbia y petulante no ayuda para una mejor gestión. Más bien se necesitan personas humildes, con gran capacidad de trabajo, honestas, solidarias, con vocación de servicio y sobre todo que estén dispuestas a trabajar en equipo, logrando construcciones colectivas y generando alternativas de recambio generacional.

El liderazgo individual es primitivo y retrógrado para una sociedad humana y no es sustentable en el tiempo. Por eso nos debemos la construcción de liderazgos colectivos.

Jorge E. Graziano

DNI 8.108.553


Comentarios


Carta de un jetón a otro