Caso Micaela: piden excluir de la querella al exmarido

El fiscal Eduardo Fernández volvió a pedir que se aparte a Patricio Vargas como querellante. El exmarido pidió remover al funcionario judicial por “enemistad manifiesta”.



#

Fernández y Vargas apenas cruzaron miradas durante la audiencia ante la Cámara Criminal.(Foto: Gentileza )

No se saludaron. Sólo cruzaron miradas. Hace varias semanas que el fiscal Eduardo Fernández y Patricio Vargas, el exmarido de la joven asesinada Micaela Bravo, no intercambian palabras. Ayer, el fiscal pidió a los jueces de la Cámara Criminal Segunda que aparten a Vargas como querellante en la investigación en marcha para tratar de identificar al autor del homicidio de la joven. Planteó que el exmarido asume un doble carácter como imputado y víctima.

El abogado Luis Terán Frías, que representa a Vargas, solicitó al tribunal rechazar el pedido del fiscal porque advirtió que el hombre no está imputado en la causa. Fuentes judiciales confirmaron esa información.

Terán Frías sostuvo que las pericias que la fiscalía solicitó para investigar a Vargas resultaron todas negativas. Mencionó que el estudio de ADN, que se hizo a partir de las muestras extraídas a Vargas, no lo incriminó.

Los estudios se hicieron días atrás en el laboratorio de genética forense de esta ciudad. Allí, se cotejaron además las muestras que se tomaron al padre y al hermano de Vargas. También a Juan Carlos Colipi, que era novio de Micaela. Ninguna coincide con el patrón genético de las muestras halladas en el cuerpo de la víctima.

Terán Frías dijo que tampoco surgieron pruebas en el allanamiento del domicilio de Vargas y en la pericia del vehículo secuestrado. Por eso, solicitó a los jueces desestimar el recurso de Fernández porque no tiene ningún fundamento formal ni procesal para excluirnos como querellantes en la causa.

Micaela, de 28 años, se había separado hace unos meses de Vargas, tras una convivencia de más de diez años. Se había mudado con los tres hijos a la casa de su madre, en el barrio 2 de Abril, y estaba de novia con Colipi, de 20 años.

El 23 de marzo pasado, Micaela salió de la casa de su madre y nunca más regresó. Su cadáver apareció el 6 de abril último en un descampado, en cercanías del barrio.

Fernández presentó un recurso de queja contra la decisión del juez de Instrucción Ricardo Calcagno, que rechazó el pedido para excluir a Vargas de la causa.

Vargas interviene como querellante en representación de los tres hijos que tuvo con Micaela. Al mismo tiempo, Vargas solicitó al juez apartar a Fernández de la investigación por enemistad manifiesta.

Fernández aseguró ayer que los intereses de los familiares de Micaela están garantizados porque la madre de la víctima es querellante en la causa.

Pero Terán Frías sostuvo que la mayoría de los fallos del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de la provincia le dan mayor relevancia para intervenir como querellante en una causa a quienes son los principales afectados: en este caso los hijos de Micaela. La decisión del tribunal se conocerá en 8 días.


Comentarios


Caso Micaela: piden excluir de la querella al exmarido