Cerros Colorados se opone al proyecto Chihuido II

La operadora de la represa hidroeléctrica dice que así se violaría el pliego de concesión. Reclamó ante la Legislatura



NEUQUEN – Hidroeléctrica Cerros Colorados, concesionaria de la represa homónima sobre el río Neuquén, puso un freno al proyecto Chihuido II que impulsa el grupo Pescarmona para construir una central hidroeléctrica y desarrollar un sistema de riego sobre ese curso fluvial.

Hace una semana, una nota con la firma de Alejandro Koweindl, presidente de la hidroeléctrica, llegó hasta el despacho del vicegobernador Ricardo Corradi en la Legislatura para impedir que se sancione el proyecto de ley de concesión del aprovechamiento de Chihuido II. El emprendimiento, que se ubicará a la altura de Portezuelo Grande, demandará una inversión superior a los 250 millones de dólares, de los cuales cien millones aportará el Estado provincial.

Cuando en 1993 se privatizó HCC, la Nación se comprometió -a través de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas y sobre la base de un estudio que se debió realizarse en 1995- a realizar obras complementarias de control de crecidas del Neuquén.

El presupuesto estimado para realizarlas ronda los 70 millones de pesos, pero los operadores de Pescarmona quieren que esos fondos se apliquen al aporte oficial de la provincia calculado para Chihuido II.

La posición de Koweindl expresa que Chihuido II no garantizará el control absoluto de la crecida máxima probable -CMP- del Neuquén y en consecuencia debe realizarse la prevista originalmente en Cerros Colorados.

El ejecutivo alertó también sobre el riesgo ante “la eventual rotura de esta obra -Chihuido II- adicionaría el volumen propio de su embalse” al de la crecida natural, con la correspondiente amenaza para las poblaciones aguas abajo del Neuquén y del Negro, ya que la represa controla el régimen de ambos ríos.

Koweindl mencionó los derechos de la empresa en función de lo establecido en el capítulo quinto del contrato de concesión, que quedarán afectados “en forma grave e irreversible” y en consecuencia “nos vemos forzados desde ya a efectuar la reserva de los derechos y acciones que pudieren corresponder”.

Desde la otra vereda, fuentes vinculadas a Pescarmona confirmaron que la consultora mencionada por Koweindl -la canadiense BC Hydro- realiza el estudio de la CMP, pero “debió haberlo entregado hace cuatro años, cuando la AIC la contrató”. Además, dijeron que los argumentos de HCC “no son valederos”.

Cerros Colorados estaba en manos de la Dominion Generating, una multinacional nacida en Richmond, Estados Unidos, que comenzó un proceso de transferencia a favor de la Duke Energy, de Charlotte, conocida por sus negocios en Argentina y Chile.

Duke comenzó a invertir hace dos meses un total de 405 millones de dólares para adquirir el paquete completo de los negocios de generación de energía de Dominion en cuatro naciones sudamericanas: Perú, Bolivia, Belice y Argentina. Con esta compra, Duke incorporó 1.200 megavatios de capacidad de generación, y pasó a liderar el mercado latinoamericano con aproximadamente 3.800 megavatios de potencia instalada.

Solamente en Neuquén, adquirió el 98 por ciento de Cerros Colorados y el 60 por ciento de la Central Térmica Alto Valle, con lo cual quedó asociada automáticamente a la cooperativa CALF.


Comentarios


Cerros Colorados se opone al proyecto Chihuido II