Una montaña de autos destruidos. En el parque judicial de Roca hay más de 700.
Región

Chatarra en las camineras: una postal decadente de Río Negro

Son cientos de vehículos retenidos en distintos predios de la provincia. El gobierno está en tareas de registro y no da números. Los agentes se quejan: en vez de hacer seguridad vial se convirtieron en custodios de autos improductivos. Si faltan piezas les inician acciones.

Espacios colapsados por cientos de vehículos retenidos junto a los destacamentos de Policía Caminera o en depósitos judiciales. Autos viejos destruidos que se apilan junto a los nuevos y el sol desteñirá poco a poco. Esa es la primera imagen que la mayoría de las ciudades muestran a los turistas que circulan por las rutas. Una postal decadente a la que los rionegrinos se acostumbraron.

Hay de todo en esos predios pegados a las rutas . Se sabe cuando entran pero todo un enigma cuando saldrán.

Los vehículos caen allí por diversas causas:


- Retención preventiva por falta de documentos o condiciones inseguras para circular.
- Siniestros viales.
- Adulteración del motor o secuestros pedidos por la justicia.

No hay números oficiales sobre el total de unidades retenidas en Río Negro y las distintas causas. Prometen que los datos estarán en los próximos días. Salvo Chichinales, ningún destacamento o depósito brindó información.

Ante las consultas de este diario a Seguridad Vial y al ministerio de Justicia provincial, sólo se indicó que el relevamiento general no está concluido y “se está trabajando en el proceso de compactación histórica” que arrancó este año.

El registro estadístico en trámite servirá para discriminar cuántos vehículos están judicializados, cuántos son ya de propiedad del Estado y cuáles irán a compactación. “No podemos brindar información parcial”, se excusaron desde Seguridad.

Enjambre de motos y bicis, en el destacamento de Chicbinales.

El desborde de autos en los puestos de Policía Caminera es un problema histórico y grave. De acuerdo al testimonio a grabador cerrado que dieron varios agentes que allí se desempeñan y otros ya retirados, se desvirtúan las tareas para las que se formaron. De velar por la seguridad de la población que circula en las rutas, pasan a ser los guardiantes de autos improductivos. Y si a las unidades bajo su custodia les llega a faltar alguna pieza, le inician una causa al personal de turno.

“Si a un vehículo dañado, tirado en el parque y que no sirve para nada le llega a faltar alguna pieza, sos responsable y te inician una causa”.

Testimonio de un ex agente que se desempeñó en la
Policía Caminera.

A modo de ejemplo: en los parques judiciales de Roca y Cipolletti hay retenidos en cada uno más de 700 autos, 500 motos y miles de bicicletas. La Provincia destina allí a media docena de agentes para que cuiden de esos bienes.

En el destacamento de Chichinales los vehículos desbordan. Son más de 100. Muchos están estacionados sobre la calle paralela a la Ruta 22.  El municipio le cedió terrenos para tratar de contender el desborde. 

Para paliar el colapso,  ya ingresó a la legislatura un proyecto de ley que permite a la Provincia disponer de los vehículos que están judicializados y/o abandonados. Bajo esa categoría, serán destinados a la segunda etapa del plan de compactación.

La primera se hizo en Roca en marzo y la chatarra fue destinada a las industrias de acero.

Porque son retenidos en caminera:


- En riesgo para circular (ej: falta total de luces, cubiertas en mal estado)  
- Falta ded ocumentación  
- Fue  robado   
- Conducir en estado de ebriedad   
- Pedido de secuestro de algún juzgado   
- Por siniestro vial y a disposición de un juez   
- Abandonados en la vía pública

Los que salen del depósito


Con la documentación:
El vehículo puede ser retirado cuando el titular presenta la documentación faltante por la que fue retenido, o bien cuando haya sido puesto en condiciones, si circulaba en malas condiciones (ej: cubiertas en mal estado)

Accidentes leves:
Se secuestra el vehículo, se realizan las pericias y en menos de 45 se entrega al titular

Casos repetidos


Robado y aparece tarde:
Ante el robo de un vehículo X, su propietario hace la denuncia en el seguro. Si en 60 días el auto no aparece, la compañía paga el valor del bien asegurado, previa presentación de la baja en el registro automotor. Si el auto X aparece a los 90 días, a la aseguradora no le sirve porque ya lo pagó. Nadie lo reclama.

Número del motor adulterado:
Maniobra que le hacen a los autos robados. Lo adulteran y lo ponen en circulación. Si lo secuestran en la caminera, no hay propietario.

Muy dañado y sin fondos:
El juez ordena a la policía citar al propietario del vehículo chocado para su entrega. Pero este alega no tener las condiciones económicas para afrontar el pago de la grúa.

Sin luces:
Si el auto circula de noche, es retenido hasta que el conductor traiga los focos y los cambie.


Comentarios


Más Especiales

Chatarra en las camineras: una postal decadente de Río Negro