Ciencia y feminismo

Pese al avance experimentado por las mujeres en ramas como la ciencia, la medicina y la salud global, continúan subrepresentadas en posiciones de poder y liderazgo y experimentan discriminación en disciplinas científicas y de salud en todo el mundo.



“Ser “feminista” en cualquier sentido auténtico del término es querer para todas las personas, mujeres y hombres, la liberación de los patrones de roles sexistas, la dominación y la opresión”. Bell Hooks hizo esta declaración clara y poderosa en su estudio de 1981 sobre sexismo. , el racismo y los movimientos de derechos civiles y feministas.

Es notorio el avance de las mujeres en la ciencia, la medicina y la salud global, pero aun está bien establecido que las mujeres están subrepresentadas en posiciones de poder y liderazgo, están infravaloradas y experimentan discriminación y violencia de género en disciplinas científicas y de salud en todo el mundo, especialmente en países menos desarrollados donde el arraigo de las conductas que preponderan el protagonismo del varón en ciertas especialidades, especialmente las quirúrgicas, como por ejemplo en el campo de la medicina, es omnipresente.

Una agenda de investigación feminista es clave para promover la igualdad de género en la salud global”.

Dra. Sara Davies. Trabaja en un programa de Inclusión de Género del Gobierno Australiano.

En mi caso particular, tuve que pasar varios días de espera para una entrevista, luego demostrar aptitudes que no fueron solicitadas a otros aspirantes varones (por ejemplo si leía y hablaba idiomas).

Casi 40 años después, el mundo aún cuenta con una desigualdad de género omnipresente e inexcusable respaldada por el sesgo y el sexismo, y la investigación y la atención de la salud no son una excepción.

No solo aptitudes, sino cuestiones de índole personal: estado civil, planes de maternidad, situacion familiar.

A pesar de décadas de reconocimiento, estos problemas han demostrado ser persistentes. Ahora es un lugar común para las organizaciones hacer declaraciones públicas que valoran la diversidad, contratar funcionarios de diversidad e implementar programas para avanzar en las carreras de las mujeres. Sin embargo, con demasiada frecuencia, tales programas localizan la fuente del problema, y por lo tanto la solución, dentro de las mujeres y su propio comportamiento.

Malika Sharma explica cómo el “género histórico de la medicina prioriza los tipos particulares de conocimiento (y las formas de producir ese conocimiento), y crea barreras para la investigación y la práctica críticas, y específicamente las feministas”.

Las perspectivas feministas y otras perspectivas críticas permiten a los investigadores cuestionar los supuestos subyacentes que producen y mantienen las jerarquías sociales y, al hacerlo, imaginar formas de transformar campos y prácticas para hacerlas más equitativas e inclusivas.

El género histórico de la medicina crea barreras para la investigación y la práctica críticas, y específicamente las feministas”.

Malika Sharma . Medica infectóloga canadiense, activista social.

Del mismo modo, Sara Davies y sus colegas sostienen que una agenda de investigación feminista es clave para promover la igualdad de género en la salud global.

Para que las acciones tengan consecuencias duraderas y de gran alcance, por lo tanto, deben dirigirse a crear un cambio a nivel institucional. La equidad de género no es solo una cuestión de justicia y derechos, es crucial para producir la mejor investigación y brindar la mejor atención a los pacientes. Si los campos de la ciencia, la medicina y la salud global tienen la esperanza de trabajar para mejorar las vidas humanas, deben ser representativos de las sociedades a las que sirven.

La lucha por la equidad de género es responsabilidad de todos, y esto significa que el feminismo también es para todos: para hombres y mujeres, investigadores, clínicos, financiadores y líderes institucionales.

(*) MIRIAM VINCENTE. Neurocirujana, Neuquén.

  1. Bell Hoks. Escritora feminista y activista social
  2. Malika Sharma . Medica infectóloga canadiense, activista social.
  3. Dra. Sara Davies. Australiana. Actualmente trabajando en un programa de Inclusión de Genero del Gobierno Australiano.

Comentarios


Ciencia y feminismo