Qué hacer para que no avance el dengue en Patagonia 

Las autoridades sanitarias y ambientales explicaron que hay riesgo de que se desarrolle circulación del virus del dengue en la región 

Argentina ha estado enfrentando su peor epidemia de dengue durante el año 2023, con más de 135.000 casos de dengue y 68 muertes. Durante las últimas 4 semanas hubo un nuevo aumento de casos de pacientes diagnosticados con la infección en Capital Federal, provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes y Santiago del Estado. Hay riesgo de que haya también circulación del virus en Patagonia Norte. 

“En las provincias de Neuquén y Río Negro ya  se ha detectado la presencia del mosquito Aedes aegypti que sirve como vector del virus del dengue, aunque no se han reportado casos de personas con la infección”, dijo a Diario Río Negro Teresa Strella, ex directora nacional de control de enfermedades transmisibles del Ministerio de Salud de la Nación e integrante de la Sociedad Argentina de Infectología y de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología.  

Por el cambio climático inducido por actividades humana -afirmó la doctora Strella-, existe el riesgo de que se expanda el área geográfica del mosquito y que haya casos autóctonos en provincias como Neuquén y Río Negro. Por eso, es indispensable anticiparse con actividades continuas de prevención, vigilancia y control de potenciales criaderos de mosquitos”. 

Es clave que cada persona se comprometa a revisar su hogar y alrededores y a eliminar los posibles criaderos de mosquitos: sus larvas pueden estar en productos como tapitas, gomas en desuso, botellas abiertas, floreros, entre otros objetos. 

Hay que tener en cuenta que a diferencia de lo que se suele creer, “la fumigación no es una solución definitiva ni la más eficaz para eliminar a los mosquitos o prevenir las enfermedades que transmiten”, de acuerdo con la cartera de Salud nacional.  

Si bien en las épocas de calor, la fumigación colabora en la reducción de insectos, es preciso saber que solo mata a una parte de los mosquitos adultos y no afecta a las larvas, pupas y huevos. Por eso, se utiliza principalmente como medida de control ante emergencia sanitaria, es decir cuando aparece un caso sospechosos de zika, dengue o chikungunya”, aclaró el Ministerio de Salud de la Nación.  

El mosquito Aedes aegypti es pequeño, con rayas blancas y negras en sus patas y abdomen. Todas las etapas del ciclo de vida (huevo, larva, pupa y adulto) transcurren en el entorno domiciliario y/o peridomiciliario, ya que allí consiguen alimento y refugio, y en los sitios adecuados para usar de criaderos, que son condiciones necesarias para asegurar su supervivencia, según el Ministerio de Salud de Neuquén. 

La Secretaría de Servicios, Espacio Público y Ambiente de Viedma, a cargo de Gastón Gutiérrez, se reunió con expertos en mosquitos y manejo de plagas de la Universidad Nacional de Río Negro y la Unidad Regional de Epidemiología y Salud Ambiental (URESA). El funcionario expresó: “Es importante el compromiso de los vecinos y vecinas para evitar la acumulación de agua en sus viviendas y patios. Después de cada lluvia, los mosquitos depositan en los sitios que contienen agua sus huevos que luego se transforman en larvas, y necesitan sólo entre cinco  y seis días de temperaturas iguales o mayores a 24°C para emerger”. 

Para prevenirse hay que eliminar los recipientes con agua, porque sirven como criaderos de mosquitos

Algunas de las medidas que se deben tomar son: cambiar diariamente el agua de las mascotas, garantizar la eliminación de latas, baldes, lonas en patios que acumulen agua, la nivelación de terrenos para evitar el encharcamiento permanente y tomar la iniciativa de tapar aquellos objetos que no se pueden eliminar como tanques, piletas o recipientes que se usen para colectar agua.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios