Panorama nacional

Un gobierno aturdido

14 oct 2018 - 00:00

La energía es la gran apuesta de Mauricio Macri. Sigue siendo uno de los sectores con mayor dinamismo en una economía en recesión, donde primero se cerraron los acuerdos por productividad y se han hecho la mitad de los anuncios de inversiones desde diciembre de 2015. Incluso el gobierno produjo hace menos de un mes la primera exportación de gas a Chile por excedentes en la producción de Vaca Muerta, la segunda reserva de gas no convencional del mundo. En cualquier otro país el responsable del área sería un funcionario destacado. Aquí la energía ya se llevó a un ministro, degradó el ministerio a nivel de secretaría, puso al secretario en la cuerda floja y envalentona a la oposición. Paradojas de la Argentina.

El gobierno renunció a su controvertida iniciativa de sumar un cargo extra en la tarifa de gas para compensar a las productoras por la suba del dólar. Un plus sobre lo que se estima ha sido un aumento de hasta nueve veces en el costo del servicio en menos de tres años. La decisión del gobierno fue producto de una fuerte presión de los gobernadores de la UCR –aliados de Cambiemos– para que el Estado nacional subsidie el pago extraordinario, a la que se sumó una avanzada de los bloques de raíz peronista en el Senado para derogar la norma. El gobierno advirtió que el cargo extra sobre los usuarios amenazaba con poner en riesgo los acuerdos con la oposición para la aprobación del Presupuesto 2019, el principal objetivo del año parlamentario. Después de una semana dedicada a instalar la irremediabilidad del recargo en el gas, el secretario de Energía Javier Iguacel debió anunciar la muerte de su proyecto. Se ignora cuál ha sido el costo en imagen para Macri, que hasta horas antes lo defendió públicamente. En el gobierno no hay una explicación precisa ante estas torpezas. La crisis le ha generado cierto aturdimiento: en su esfuerzo por recuperar la confianza de los mercados, está regalando la confianza de los ciudadanos.

El gobierno no cambió sin embargo la decisión de reconocer una compensación a las petroleras por el salto del dólar. El Estado se hará cargo de una parte de esa diferencia, de $ 20.000 millones. Es un triunfo que se adjudican radicales y peronistas de todo signo, incluida la última presidenta. Como ocurría durante su gestión, todos pagaremos, por vías alternativas. ¿De dónde saldrán los recursos? Macri quiere cumplir con la ley que obliga a compensar a las empresas en casos de devaluación en un sector que es clave para su proyecto de largo plazo. También lo era para Cristina Kirchner. ¿Podría estar abriendo las puertas a nuevos reclamos?

Elisa Carrió postergó la presentación de un pedido de juicio político contra el ministro de Justicia “en aras de distender”, como dijo en una cadena en Twitter la noche del jueves. Fue la última entrega de su saga contra el ministro Germán Garavano por la situación procesal de la doctora Kirchner. El gobierno tiene hombres cuestionados manejando las tarifas energéticas y la relación con la Justicia.

No hay quien se atreva en el gobierno a caracterizar el estado de la relación entre la líder cívica y el presidente Macri. Carrió planteó un desafío abierto al presidente y por momentos agregó una carga extorsiva. También es una incógnita cómo se procesa esa tensión en el electorado de Cambiemos, el espacio al que en parte va dirigida la esgrima. ¿Qué va a hacer Carrió si la denuncia termina encajonada en el Congreso? El gobierno no parece estar en la mejor forma para seguir escalando en este juego.

La atención se concentrará en la expresidenta. El fiscal Germán Moldes pidió que la Cámara federal ratifique el procesamiento con prisión preventiva como jefa de una asociación ilícita dictado por el juez Bonadio en el expediente de los cuadernos. De ser así, se pedirá el desafuero de la senadora. Para los estándares de la Cámara Alta eso no ocurrirá hasta que haya una condena firme. Carlos Menem ha quedado más cerca de esa situación con el fallo de Casación que ratificó su condena a prisión por malversación de fondos públicos. En breve estará en manos de la florentina Corte Suprema.

Se ignora el costo para Macri, que defendió públicamente el recargo en el gas hasta horas antes de su anulación. En el gobierno no hay una explicación precisa ante estas torpezas.
También es una incógnita cómo se procesa esa tensión interna en el electorado de Cambiemos. ¿Qué va a hacer Carrió si la denuncia es encajonada en el Congreso?

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.