Comenzó a regir el nuevo sistema de control de las importaciones

La medida implica que los importadores presenten una nota de pedido. Allí deberán detallar el valor unitario y total de la mercadería a ingresar. También deberán informar por mail al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.



El sistema de control de las importaciones anunciado por el Gobierno comenzó a regir hoy con la puesta en marcha del sistema denominado ventanilla única y la obligatoriedad de presentar declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) para quienes intenten ingresar bienes al país. Paralelamente -y a pesar de que el sistema fue anunciado por el Gobierno como de ventanilla única electrónica- los importadores deberán también informar por mail al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, respecto de las mercaderías extranjeras que pretenden ingresar. La medida -que generó preocupación en el sector empresario local y también en los países del Mercosur- implica que los importadores deberán presentar una nota de pedido, detallando, entre otras cosas, el valor unitario y total de la mercadería que desean ingresar, así como también su posición arancelaria. El ingreso de esos datos se hará vía electrónica y, de acuerdo con lo señalado por el administrador federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, que tiene a su cargo la instrumentación del sistema, el pedido se aprobará o se rechazará entre las 72 horas y los 10 días de haberse presentado la solicitud. Según Echegaray, el nuevo sistema “le permitirá ahorrar costos” a los importadores, ya que “la información anticipada sirve para que los controles fitozoosanitarios y de comercio exterior y para que los que quieran importar sepan qué productos no pueden ser ingresados”. Una vez ingresados los datos, y en el período que va entre las 72 horas y los 10 días, los organismos vinculados con el control del ingreso de esa mercadería como el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), el Registro Nacional de Armas (RENAR), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) o la Secretaría de Comercio Interior, entre otros, deberán presentar sus objeciones, caso contrario, la mercadería quedará autorizada para ingresar. Pese a que se había especulado con la posibilidad de que se establezca un piso a partir del cual se efectivice el control -medida que fue solicitada por el sector empresario para agilizar el abastecimiento de insumos- el Gobierno no fijó un parámetro en ese sentido, por lo que todas las importaciones deberán someterse al nuevo régimen El control de las importaciones tiene como verdadera finalidad asegurar el superávit comercial previsto para este año, el cual se estima debería alcanzar entre los 10 mil y 12 mil millones de dólares. Al respecto, Echegaray había destacado que la medida se enmarcaba en las decisiones que se deben tomar “para enfrentar la crisis que se vive en el mundo”. Es más, y respecto de los cuestionamientos formulados desde otros países, especialmente desde Brasil y Uruguay, el titular de la AFIP puntualizó que medidas como las que hoy se comienzan a aplicar cuentan con el aval Organización Mundial de Aduanas (OMA) y del Mercosur, a través de una decisión adoptada en 2004, y que ya fue aplicada en los Estados Unidos y la Unión Europea (UE). De todos modos, y pese a que varios funcionarios -como Echegaray, la ministra de Industria, Débora Giorgi, la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, y la titular de Aduana, Siomara Ayerán- se reunieron con empresarios para aclarar el funcionamiento del sistema, la comunicación enviada por Moreno para ser receptor también él de las notas de pedido de importación generó cierta incertidumbre. Desde algún punto, también originó una suerte de contradicción, puesto que se había indicado que el sistema iba a ser de ventanilla única y controlado por la AFIP. Agencia DyN


Comentarios


Comenzó a regir el nuevo sistema de control de las importaciones