Con su casilla rodante quedó varado en la Ruta 22

Antonio quedó a mitad de camino de su localidad. No puede volver a Río Negro y no puede seguir en Neuquén.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Antonio espera en su casilla rodante. Foto: Florencia Salto

Antonio espera en su casilla rodante. Foto: Florencia Salto

Antonio viaja en soledad por las rutas argentinas con su vehículo y una casilla rodante. Sentado en un pequeño asiento espera con paciencia en la banquina de la Ruta 22 entre Neuquén y Cipolletti.  “Me quedé a mitad de camino de mi localidad”, expresó con indignación.

El pasado viernes a la mañana salió de la localidad de Bolívar. Cuando llegó a Médanos escuchó el anuncio del presidente Alberto Fernández. A partir de las 00 comenzaba a regir el aislamiento obligatorio para prevenir nuevos casos de coronavirus.  

En Río Colorado le dijeron que si iba en dirección hacia su domicilio que podía continuar en cualquier ruta. Por ese motivo prosiguió su camino.

Encontró un panorama muy distinto en el puente carretero.  “No puedo volver a Río Negro y no puedo seguir en Neuquén”, manifestó Antonio que es oriundo de Trevelin.

Antonio espera en su casilla rodante. Foto: Florencia Salto

El hombre busca un espacio para que pueda parar sin mover su vehículo. Pidió que le tomen la temperatura para determinar que no porta algún virus o síntoma de alguna enfermedad.


Comentarios


Con su casilla rodante quedó varado en la Ruta 22