Correa dio marcha atrás y subió sueldos a policías en Ecuador

AP

El gobierno de Correa difundió ayer pruebas en las que se denuncia que lo intentaron matar.

QUITO.- La rebelión de la semana pasada en Ecuador por parte de policías fue un aviso para el gobierno de Rafael Correa, que ayer dio marcha atrás y subió los salarios de las fuerzas del orden, pero también dejó en evidencia la difícil situación económica de un país que gasta más recursos de los que genera. Esta es la amenaza y el gran desafío para el proyecto de Correa, mucho más que cualquier golpe militar que denuncia. El presidente amplió ayer un estado de excepción decretado el jueves por una revuelta policial, en tanto se divulgaron grabaciones que hablan de la intención de supuestos agentes de asesinar al mandatario durante esa rebelión. Correa, que denunció la sublevación como un intento de golpe de Estado, prorrogó hasta el viernes el estado de excepción, al acoger un pedido del Congreso, que denunció falta de garantías al constatar sus directivos que insurrectos seguían encargados de la seguridad del edificio. Los policías se sublevaron para exigir la derogatoria de una ley que eliminó bonificaciones para todos los servidores públicos, llegando a retener a Correa en un hospital donde se refugió tras ser agredido cuando intentaba aplacar a los manifestantes en un regimiento de Quito. En paralelo, con la entrada en vigencia del estado de excepción, el gobernante aumentó los sueldos para policías y militares en cuatro rangos, entre 400 y 540 dólares, como parte de una homologación salarial pendiente desde 2008. Pero el contexto de los problemas son económicos. El Banco Central informó el lunes de que el PIB creció un 2,7% durante el segundo trimestre de este año respecto al mismo periodo de 2009, uno de los más bajos de Sudamérica junto a Venezuela. La cifra está por debajo de la previsión del Gobierno del 3,7% para 2010. La proyección oficial al empezar el año fue del 6,8% y sobre este porcentaje se calculó el presupuesto. Esto obligó a Correa a poner en marcha la Ley de Finanzas Públicas y la de Servicio Público, origen de la protesta policial del jueves. La primera le da más poder para gestionar la economía y endeudar al Estado, y la segunda, un mayor margen para contener los salarios del gran sector público que él mismo ha creado, que incluye a funcionarios, docentes, médicos, policías y militares. (Fuentes: AP y “El País” de Madrid)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora