Crimen de Gesell: los rugbiers se habrían cambiado de ropa tras la golpiza

Hay unas cámaras de seguridad municipales que registraron intercambiándose prendas. Esta semana, los médicos que practicaron la autopsia serían citados a declarar.



El fiscal general de Dolores Diego Escoda dijo que se investiga a partir de una secuencia de imágenes de las cámaras de seguridad si al menos cuatro de los diez rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell se cambiaron de ropa tras la golpiza en la que murió el joven.

"Es muy importante y está en análisis que, en principio, aparentemente, los imputados se habrían cambiado de ropa en la esquina del lugar de los hechos y después de habrían ido a McDonald's", explicó esta mañana a Todo Noticias (TN) el funcionario judicial que consideró que este tipo de actitud "es usual en personas después de haber cometido un delito".

El fiscal indicó a Télam que hay unas cámaras de seguridad municipales que registraron en la esquina de la escena del crimen a algunos de los acusados cuando aparentemente se intercambiaban prendas de vestir.

Luego, en las cámaras de seguridad del mencionado local de comidas rápidas, ubicada unos 400 metros al sur del lugar de la golpiza, se captó unos minutos después a cuatro de los rugbiers, dos en la planta baja y dos en la alta del comercio, con la ropa presuntamente intercambiada, indicó Escoda.

El abogado de la familia de la víctima, Fernando Burlando, había dicho a A24 que luego de la golpiza los acusados se fueron a comer hamburguesas, lo que, según él, demuestra el "desprecio" que tuvieron por la vida de Fernando.

Por su parte, Escoda adelantó que esta semana se va a citar a declarar a los médicos que practicaron la autopsia en la que se determinó que Fernando sufrió "un golpe muy fuerte en el cráneo" y otro "muy fuerte en el hígado".

"La idea es que se expliciten un poquito más sobre esas lesiones", indicó el fiscal, quien recordó que de acuerdo a ese informe de los forenses la causa de muerte fue "un sangrado interno en el cerebro".

Escoda señaló que "la alevosía es un agravante que se está estudiando" en la causa, la cual que hasta hoy sigue caratulada como "homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas".

Por último, el fiscal aclaró que todavía "no hay fecha" para la ampliación de indagatoria de los diez acusados, quienes en la primera declaración se negaron a hacerlo, y que "no hay beneficios especiales" en las condiciones de detención todo ellos en la Unidad Penal 6 de Dolores.


Comentarios


Crimen de Gesell: los rugbiers se habrían cambiado de ropa tras la golpiza