Un rasguño en la mano complica al único rugbier que no fue reconocido por testigos

El único de los diez imputados que no fue identificado durante las ruedas de reconocimiento, tiene una “lesión que habla de algún tipo de agresión” o de que la víctima “se pudo haber defendido”, dijo el abogado Fernando Burlando.





Los rugbiers detenidos. Foto: archivo.-

Los rugbiers detenidos. Foto: archivo.-

Alejo Milanesi, el único de los 10 imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa en la localidad balnearia de Villa Gesell que no fue identificado durante las ruedas de reconocimiento, tiene una “lesión que habla de algún tipo de agresión” o de que la víctima “se pudo haber defendido”, según informó esta tarde el abogado Fernando Burlando, que representa a los familiares del joven asesinado.

Burlando explicó al canal TN que “casi todos los involucrados en el hecho registran algún tipo de eritema o escoriación”, que pueden denominarse “rasguño” o “hematoma”, y que en el caso específico de Milanesi (20), “la lesión habla de algún tipo de agresión o refiere a la idea de que Fernando se pudo haber defendido”.

“Tener una lesión en un lugar propicio o vinculante con la escena del crimen es algo que tiene mucha contundencia en esta instancia”, aseguró el letrado, restándole importancia al hecho de que Milanesi es el único de los diez imputados que no había sido identificado en las ruedas de reconocimiento.

Alejo Milanesi, el único de los diez imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa que no fue identificado durante las ruedas de reconocimiento.

Por su parte, también señaló que “las pericias de rastros ya dieron resultados positivos”, es decir, que las prendas secuestradas de los detenidos estaban manchadas con sangre, por lo que ahora deberá realizarse el cotejo de las mismas para determinar “de quien es esa sangre”.

Asimismo, como parte de las pericias, dijo que “se hicieron hisopados hasta en las unas de los imputados”, y que incluso “a uno de los detenidos se le hizo en su rostro, debajo del pómulo izquierdo”.

El crimen de Báez Sosa fue cometido el 18 de enero último frente al boliche "Le Brique", en pleno centro de Villa Gesell, donde la víctima fue atacada a golpes de puño y patadas en plena vía pública.

Por el asesinato fueron detenidos a las pocas horas en una casa que alquilaban a pocas cuadras Máximo Thomsen (20), Lucas (18), Ciro (19) y Luciano Pertossi (18), Matías Benicelli (20), Juan Pedro Guarino (19), Enzo Comelli (19), Blas Cinalli (18), Ciro Pertossi (19) Ayrton Viollaz (20) y Milanesi, quienes desde el pasado jueves están alojados en la alcaídía de la cárcel de Dolores.

Todos están imputados del delito de "homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas", Thomsen y Ciro Pertossi como "coautores" y el resto como "partícipes necesarios".

Por su parte, ayer trascendió la declaración de una adolescente ante la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, quien presenció la golpiza a Báez Sosa y aseguró que el rugbier Thomsen, mientras lo agredía, lo levantó del cuello y dijo que se lo iba “a llevar de trofeo”, tras lo cual lo arrastró “hacia un cantero, le pegó una patada en la boca y ya no hubo más reacción”.

También identificó a Ciro Pertossi como uno de los dos principales agresores del estudiante de Derecho y dijo que junto a Thomsen “le pisaban y pateaban la cabeza” a la víctima.

En tanto, el abogado de los diez rugbiers detenidos, Hugo Tomei aseguró a la prensa que pedirá que declaren sus defendidos, aunque por el momento no hay fecha para las indagatorias.


Comentarios


Un rasguño en la mano complica al único rugbier que no fue reconocido por testigos