Cuba expulsa a diplomático checo por 'espía'

LA HABANA (AFP) - Cuba y la República Checa sostenían ayer un fuego cruzado tras la decisión de Praga de "pagar con la misma moneda" a la expulsión de un diplomático checo de la isla, a quien La Habana acusa de hacer espionaje para Estados Unidos.

El canciller cubano Felipe Pérez Roque justificó la decisión de La Habana de no renovarle la visa al primer secretario de la Embajada checa, Stanislav Kázecky, argumentando que hace "trabajo de inteligencia y tareas subversivas" para Washington.

"Cumple indicaciones de los servicios especiales norteamericanos, trabaja estrechamente con el aparato de subversión de Estados Unidos, se dedica a distribuir dinero, distribuir materiales, abastecer a grupos mercenarios (opositores)", dijo Pérez Roque.

Las autoridades cubanas, añadió el canciller, le llamaron la atención varias veces "por intentar fotografiar, penetrar, tener acceso en las cercanías de instalaciones militares". "Es un diplomático checo que se supone que venía aquí para representar los intereses de su Gobierno", indicó el canciller cubano.

Kázecky rechazó las declaraciones del canciller: "Según mi conocimiento no he entrado en ninguna instalación militar y mucho menos fue mi intención. Yo trabajo para el Gobierno de la República Checa y su política exterior". Kázecky, consejero de Asuntos Políticos de la Embajada checa en La Habana, abandonará el país hoy, tras ser notificado de que tenía 72 horas para hacerlo, lo cual fue entendido por las autoridades checas como una "expulsión". "Esta decisión del gobierno cubano es el resultado de la política de la República Checa hacia Cuba, en la que el tema de los derechos humanos es fundamental para nosotros", dijo.


Comentarios


Cuba expulsa a diplomático checo por 'espía'