De 100 fiestas a 15: cómo se reconvirtieron los salones de eventos

De 100 cumpleaños a 15. Así sienten en los salones de eventos la caída provocada por la pandemia. Ahora, tratan de reconvertirse, cumpliendo con todas las normas de los protocolos vigentes. Testimonios y ejemplos de adaptación a la nueva normalidad.

Como ocurrió en todo el mundo desde marzo del 2020, la pandemia modificó los hábitos laborales en casi todos los ámbitos, a punto tal que muchos empleos debieron reformularse para poder sacar ganancias o, mínimamente, sobrevivir.


De todos los campos laborales, los que involucran cierto movimiento de gente alrededor fueron los más afectados. Gastronomía, deportes y salones de eventos son algunos de los ejemplos más claros de esta situación.

En el caso de los salones de eventos, pasaron muchos meses sin actividad, de modo que se generaron reclamos masivos y movilizaciones para pedir la reapertura con protocolos; pero la respuesta estuvo lejos de ser satisfactoria.

Desde la Bodega Aniello, cuyas 55 hectáreas de territorio se encuentran ubicadas en Mainqué, nos brindaron un ejemplo de la situación que se lleva adelante en algunos espacios verdes donde solían darse eventos sociales grandes.

“Tenemos espacios pero todavia no reiniciamos la actividad turistica al 100%”, explican. Al mismo tiempo, aseguran que “al aire libre, al lado del rio hacemos yoga entre viñedos, degustaciones al aire libre con distancia y alcohol en gel”.

Quintas como Play Pelota tuvieron que reacomodar sus instalaciones para el protocolo.


“Nuestra restriccion está más que nada en que buscamos un cupo minimo para hacer degustaciones de al menos 8 o 10 personas, y no terminamos de organizar visitas guiadas de manera regular pero si hacemos eventos aislados”, agregaron.

Esto que comentan en la bodega es un caso repetido: espacios para eventos que se reconvierten y buscan por otro lado. Con clases, con visitas, o con lo que tengan a mano.

Similar situación vive Play Pelota, un complejo ubicado sobre la Ruta 22 en Roca, que suele ofrecer lugar para celebrar cumpleaños y eventos con todas las comodidades: “Mi caso es medio particular, como tengo las canchas me incliné a eso que estaba funcionando bien. El tema de los cumpleaños está bastante parado, yo en diciembre enero y febrero debía tener más de 100 cumpleaños. Ahora voy a tener 15 con suerte”, aseguraron.

El dueño del lugar reflejó la difícil situación al explicar que “más que nada se festejan cumples de un año. Tengo la ventaja de que es al aire libre, entonces por ahí algo de cumpleaños estoy haciendo. En el caso de los otros peloteros, directamente están con la actividad casi nula. Los lugares cerrados directamente no están alquilando”.

En el caso de la bodega, muchas actividades que eran masivas debieron reacomodarse a los cupos máximos con distancia social.


¿Cómo se trabaja con los nuevos protocolos? Al igual que ocurrió en el caso de los foodtrucks que ganaron espacio en la región, los propietarios aseguraron sentirse acostumbrados a esta normalidad y tratan de no pensar en lo más reiterativo:“cuesta un poco más de trabajo, porque hay que desinfectar todo. Antes ponías dos mesas grandes y todos estaban alrededor; ahora tenés que hacer mesas separadas y demás… Pero después lo que se pide no es tanto”, deslizan en Roca.

Si de buscarle el lado positivo se trata, los dueños de los locales rescatan el hecho de que la gente también pone buenas intenciones para retornar y disfrutar las celebraciones adaptadas como se pueda.

“Siempre nos están consultando, el lugar es muy lindo. Tenemos alojamiento pero a raíz de un robo en mayo que nos sacaron sillas calefones, cocinas, vajilla, camas y colchones no pudimos retomar la habilitacion turistica”, deslizaron en Aniello.

Muchos de los salones y las quintas publicaron en estos días en sus redes avisos de que no alquilarán espacio para juntadas de amigos, ante la posibilidad de fiestas clandestinas y desbordes.


Sin embargo, también están aquellos lugares como Quinta Sur en Roca, que realizan eventos con capacidad reducida y control protocolar, de lunes a jueves durante la tarde noche; o La Nonnina en Cipolletti, donde se aprovechan autocines o fiestas desde los autos.

En el caso de particulares, muchos deciden alquilar sus quintas o chacras por semana, para grupos de hasta 10 personas, pero no se alquilan por eventos individuales. En estos casos, cuando se ofrecen, se ofrecen solo para grupos familiares mediante algunac onstataciónd e identidad.

Lo cierto es que, dentro de todo lo que volvió con protocolos y contemplación de las autoridades, los salones y quintas para eventos no están precisamente entre las primeras opciones.

De a poco, como pueden -y lógicamente, como los dejan-, los distintos espacios van aprovechando algunas alternativas a los eventos que solían realizar para sobrevivir.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora