“De la familia y el divorcio ‘exprés’”

Como se suele decir, todo tiene que ver con todo. Así, a la manifiesta crisis de la familia fundada en el matrimonio, que hoy se ve consolidada con el reconocimiento de análogos derechos y obligaciones a la unión de hecho o concubinato según el nuevo Código Civil y Comercial, se agrega el denominado divorcio “exprés” en el que el vínculo matrimonial deja de ser por la simple manifestación de uno de los cónyuges de su voluntad de que la unión deje de existir sin necesidad de expresar causa alguna, decisión que provoca sin más el decreto del juez disolviendo el vínculo. En verdad la ley no hace más que reglar una situación de hecho que marcaba una tendencia a la baja del matrimonio y al alza de los divorcios, tal como lo reflejaba el diario “La Nación” on-line del 4/3/2012, que bajo el título “Más de medio millón de divorcios en una década” destacaba: “Nunca en la historia argentina se produjeron tantas separaciones legales como durante la última década, incluso más que cuando se sancionó la ley de divorcio vincular, en 1987. Según los datos del último censo, entre 2001 y 2010 hubo un total de 564.396 separaciones legales. Para hacerse una idea, en los 80 se producían 114 divorcios diarios. En la década del 90 pasaron a ser 87 por día. En cambio, entre 2001 y 2010 hubo a razón de 172 divorcios diarios. La tasa de separación y divorcio creció 300% en sólo 30 años: en 1980 había 423.000 personas divorciadas en todo el país. Según el último censo, hoy son 1.764.400. Aun así, los divorciados siguen siendo un porcentaje bajo de la población: menos del 5,8% de los argentinos (teniendo en cuenta tanto divorciados como separados), contra 33,5% de solteros, 18,2% de personas en pareja y 35,6% de casados, entre otros estados civiles. En 2001, los casados eran el 40,8%; los divorciados, el 4,8%; los solteros, 33,9%; y los unidos, 13,9%”. Lo cierto es que la estadística citada precedentemente ha sido superada ampliamente al día de hoy y el número de familias con sustento en el matrimonio irá decayendo rápidamente con el éxito que tiene en los estrados de tribunales el mentado divorcio “exprés” (artículos 436 y siguientes del Código Civil y Comercial de la Nación). Lo expuesto muestra que por múltiples motivos el matrimonio por un lado ha dejado de ser atractivo y las personas conforman familia con prescindencia del rito legal, mediante uniones de hecho que tienden a que aquel paulatinamente se vaya convirtiendo en una institución del pasado, que cuando se celebra lo es normalmente por poco tiempo –normalmente 6 años promedio–, circunstancia que ha anarquizado la relación de los padres con los hijos, debilitado el tejido social y afectado conflictivamente la integridad de los vínculos interfamiliares. Hector Luis Manchini, DNI 7.779.947 San Martín de los Andes

Hector Luis Manchini, DNI 7.779.947 San Martín de los Andes


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora