De Ushuaia a Alaska, con la mejor escala obligada: 125 días varados en Bariloche

Carolina y Santiago buscaron refugio en la ciudad cuando la pandemia interrumpió su viaje en camioneta con un camper montado en la caja. Los dejaron quedarse en un bungalow y desde ahí cuentan la historia de un sueño que esperan retomar.



En la nevada del 26 de junio salieron a hacer culipatín en el barrio Melipal, donde están parando. Fotos: Hakuna Matata x el mundo.

En la nevada del 26 de junio salieron a hacer culipatín en el barrio Melipal, donde están parando. Fotos: Hakuna Matata x el mundo.

Como tantos otros sueños viajeros, el de Carolina y Santiago de unir Ushuaia con Alaska se interrumpió de pronto aquel día de fines de verano en que cerraron los parques nacionales cuando estaban en San Martín de los Andes. A la mañana siguiente, martes 17 de marzo, tomaron la Ruta de los Siete lagos y no se podía pasar a los miradores. Ya en Villa Traful, no les permitían estacionar para dormir en el camper montado en la camioneta y los campings estaban cerrados, aunque los dejaron quedarse en uno esa noche.

En el camper durante la cuarentena.


¿Qué hacer? Miles de viajeros buscaron entonces la respuesta a esa pregunta que los desvelaba. En su caso, tras pasar por Villa La Angostura el instinto los llevó a Bariloche. Los campings también estaban cerrados, pero el dueño de la estación de servicio de la YPF Melipal accedió a que pernoctaran ahí.

El 19 todo el país estaba en cuarentena. “Estábamos bien, pero con el flujo de gente del supermercado y la estación no nos bajábamos del camper y se hacía difícil mantenerse encerrados en dos metros cuadrados”, recuerda Carolina Fenoy, con 27 años cerca de recibirse de licenciada en Administración y nacida en General Alvear (Mendoza) aunque vivió casi 17 años en San Luis.

Varados en el paraíso. Carolina y Santiago en Bariloche.

Cuando advirtieron que venía para largo empezaron a preguntar a amigos y familiares si tenían conocidos en Bariloche que les permitieran quedarse en algún lado, aunque fuera un patio.

“Gracias a amigos de amigos, apareció la gente de Bungalows Capurro que nos dio una mano y nos dejó quedarnos en su complejo sin querer aceptar nada a cambio. Desde el 24 de marzo estamos acá. Y tratamos de ayudarles en todo lo que necesiten, para poder devolverles algo de la enorme ayuda que nos están dando, desde pintura hasta fotografía y redes sociales”, cuenta Santiago Bertaina, de 31 años, ingeniero industrial nacido en El Trébol (Santa Fe).

La primera nevada. Detrás de la camioneta y el camper, los bungalows donde les permtieron alojarse cuando no sabían dónde ir.

“Lo mejor que nos trajo esta pandemia fue quedarnos varados en este paraíso que es Bariloche. Tenemos vista al lago y ver la ciudad pintada de blanco es algo mágico”, dice Carolina.

“Conocimos muy poco porque hemos respetado estrictamente la cuarentena. Hemos caminado por acá, cerca de donde estamos y hemos salimos a correr”, relata Santiago. El plan es recorrer la ciudad cuando la pesadilla termine. Y después sí, llegar hasta Tierra del Fuego por la 40 y comenzar a subir por Chile para después girar hacia el este con Brasil en la mira.

Lago Hermoso. "Fue el último lago que pudimos disfrutar (nos bañamos ahí) antes de la cuarentena y el único que pudimos visitar en el Camino de los 7 Lagos". Foto: Hakuna Matata por el mundo.

Siempre a ritmo tranqui, por algo son Hakuna Matata x el mundo, como los encontrás en las redes. El nombre recuerda al famoso no hay problema que una película hizo popular. “Lo elegimos porque ese era el estilo de vida que queríamos llevar: disfrutar más y preocuparnos menos”, dice Carolina.

Villa Traful." Disfrutamos de desayunar contemplando el lago. Nos quedamos con ganas de más, pero teníamos que irnos por el covid".

“Lo normal es ir a entre 80 y 90 km/h por tres motivos: viajamos sin apuro, a esa velocidad la camioneta gasta lo mismo que si fuéramos a 120 sin el camper y por seguridad: necesitas más distancia de frenado”, explica Santiago.

La camioneta es diesel y rinde 10 km por litro. A los dos les encanta manejar y por eso hacen la cuenta exacta donde se turnarán. Esa negociación es parte de un aprendizaje como pareja.

En el Cañón del Atuel, Mendoza, el 28 de febrero.

“Vivir 24/7 no es fácil y menos en un espacio reducido. Eso te hace que debas trabajar sobre la paciencia y que cada uno tenga sus espacios. Tu pareja pasa a ser todo: amigo, familia, novio, copiloto, compañero de aventuras. Te hace mejorar la comunicación porque no podes pasar mucho tiempo peleado con el otro frente a una discusión”, cuenta Carolina.

San Martín de los Andes. "Nos encantó. Estuvimos 6 días, donde pudimos vender nuestras artesanías, hacer algunos trekkings y contemplar un fabuloso atardecer en el Mirador de Arrayanes".

Se conocieron en el trabajo en la multinacional Arcor. Vivían en Córdoba y se preguntaban cuándo iban a hacer el viaje que tanto deseaban. “Y un día nos miramos y dijimos, ¿por qué no? ¿Qué nos detiene? Nos dimos cuenta que la decisión dependía de nosotros”, dice Carolina.

Empezaron a planificar el viaje, renunciaron a sus empleos en diciembre del 2019 y lo que siguió fue salir a la ruta, con un test previo en octubre del 2019 rumbo a Las Grutas, Playas Doradas y Puerto Madryn, entre otros destinos.

“Queríamos conocer, porque después iríamos por el oeste. Y además, probar la camioneta con el camper”, cuenta Santiago. Tras pasar las Fiestas con sus familias en El Trébol y en San Luis, el 6 de enero siguieron viaje a San Juan, La Rioja, Mendoza, Neuquén y Río Negro.

¿Cómo se sustentan? “Vendíamos artesanías antes del covid, pero ahora se hace difícil. El comienzo de la cuarentena lo aprovechamos para hacer stock, así que si alguien acá en Bariloche nos quiere comprar, se lo agradecemos. También vendemos copita menstrual y seguros de viaje. Por otro lado, nos encantaría encontrar algún trabajo por acá, estamos dispuestos a laburar de lo que venga”, cuenta Carolina.

Rumbo a Bariloche, el 18 de marzo.

¿Como seguirán? “No tenemos apuro, estaremos en Bariloche hasta que se acomoden las cosas y podamos seguir viajando”, agrega. ¿Y hasta cuando estarán en la ruta? “No tenemos fecha. Queremos hacer el viaje lento para poder ir conociendo cada rinconcito", responden en la despedida, convencidos de que como tantos otros sueños viajeros, el de ellos tarde o temprano continuará.


¿Cómo es viajar con un camper?

"Nosotros viajamos en una VW Amarok doble cabina 4x2 con un camper montado, que es como una especie de casilla rodante pero va sobre la caja de la camioneta. Nosotros ya lo compramos hecho en una empresa de Córdoba. El beneficio que tiene es que se puede montar/desmontar fácilmente, lo que te permite utilizar la camioneta sin el camper las veces que quieras. Para ello, tiene 4 patas que se suben/bajan con gatos hidráulicos", explican.

Y continúan: "Dentro del camper tenemos una cama grande, y un living comedor con mesa y almohadones que permiten también armar una segunda cama grande si quisiéramos".

"En el sector cocina, tenemos un anafe con 2 hornallas, una bacha y una heladera que funciona a 12V", describen.

En Pampa del Leoncito. San Juan.

"Contamos con un baño con ducha e inodoro químico. Además, tenemos un duchador en el exterior para aprovechar en verano. En las dos duchas tenemos agua fría/caliente gracias a un calefón. Para el invierno tenemos un calefactor tiro balanceado y para el verano un climatizador que funciona con agua", agregan. 

¿Qué es lo o mejor del camper para ellos? "Que tiene total autonomía: cuenta con un tanque de agua de 80lts, una garrafa de 10kg y un panel solar de 150W", señalan.


El tramo neuquino del viaje

"Estuvimos recorriendo la provincia de Neuquén durante 3 semanas. La verdad es que nos sorprendió y nos encantó. El primer lugar al que fuimos fue a Caviahue, que nos maravilló su paisaje con la laguna, donde además fuimos a laguna Escondida y Salto del Agrio. Luego, vivimos la hermosa experiencia de subir al volcán Copahue, fue algo que nos dejó fascinados. Nos encanta la aventura, y tener la oportunidad de ver un volcán en actividad y en nuestro país, nos dejó maravillados.

En el volcán Copahue.

De ahí estuvimos en Villa Pehuenia, otro lugar que nos gustó mucho, tuviendo la oportunidad de ir al volcán Batea Mahuida. Continuamos viaje hacia Junín de los Andes, costeando antes el río Aluminé en el camino.

Una vez allí, fuimos al Parque Nacional Lanín, tuvimos la oportunidad de hacer un trekking al Cerro Chivo, pudiendo disfrutar de una vista magnífica del Lago Huechulafquen (creemos que es el lago más líndo que hemos visto).

Al otro día subimos hasta la base del volcán Lanín. Luego, seguimos hasta San Martín de los Andes, donde estuvimos varios días. Fuimos hasta la Islita, el Mirador de Bandurrias y vimos un fantástico atardecer en el Mirador de Arrayanes.

Mirador de Bandurrias, San Martín de los Andes.

"Ahí el Covid ya se hizo muy presente, así que cuando hicimos circuito de 7 Lagos sólo pudimos ver el lago Hermoso (el único que estaba abierto) y pasamos por Villa Traful (un lugar que nos gustó mucho pero no pudimos disfrutar casi nada). Nuestro último punto fue Villa La Angostura, que tampoco pudimos recorrer como se merece, pero si nos llevamos de recuerdo una espectacular foto en el río Correntoso".

El tramo rionegrino (por ahora)

"Estamos en Bariloche desde que comenzó la cuarentena, así que poco hemos podido conocer, salvo disfrutar de sus paisajes nevados, ver el lago y disfrutar de los mejores amaneceres/atardeceres que hemos visto".

En Las Grutas, durante la prueba piloto, el 16/10/2019. "Nos sorprendió el hermoso color del agua".

"El año pasado, en octubre, hicimos nuestro viaje prueba piloto por la costa este de Argentina, donde recorrimos Las Grutas y Playas Doradas, dos lugares que nos encantaron".

En Playas Doradas, el 17/10/19. "Nos encantó la inmensidad de la playa y la tranquilidad de ese lugar".

Esperamos que termine pronto todo para poder seguir recorriendo esta hermosa provincia".

Podés ver más fotos y videos de Hakuna Matata x el mundo en Instagram, YouTube y Facebook


Comentarios


De Ushuaia a Alaska, con la mejor escala obligada: 125 días varados en Bariloche