Decir, hacer y dar las gracias





La carta destacada

Que nuestra palabra sea veraz, sincera y verdadera. Que lo que hacemos concuerde con lo que decimos. Y que siempre estemos dispuestos a dar las gracias a las personas y la vida por grandes y pequeñas cosas.

Hablar consistente, hacer coherente y dar las gracias generosamente nos mantiene sanos de cuerpo y alma. Alimenta y profundiza nuestras relaciones, nos mantiene unidos y satisfechos. Dar las gracias a los familiares, amigos, a los jefes y los empleados y camareros. Hay mil razones, ¿nos acordaremos al menos de una al día? Yo aconsejo llevar un diario donde anotar cada día los motivos por los cuales podemos y debemos estar agradecidos. Agradecer afecta nuestro estado emocional y hormonal, induce la producción de endorfinas, al igual que las acciones efectivas y la palabra cumplida. Nos levanta el ánimo, nos reconcilia con la vida, vitaliza el corazón. Proteste menos y agradezca más, cambie su manera de mirar, dé valor a las cosas pequeñas o cotidianas, no se acostumbre a ser indiferente a lo que recibe de bueno.

Alberto Félix Suertegaray

DNI 14.169.481

Alberto Félix Suertegaray

DNI 14.169.481


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Decir, hacer y dar las gracias