Declaró Hettinger y el juez está listo para decidir

El administrador del ISSN prestó su tercera declaración. Según los defensores, benefició a los detenidos. "No hace falta investigar más ni tiene sentido mantener gente presa", dijeron.



NEUQUEN (AN)- #Gerardo Hettinger le dijo ayer al juez Alfredo Velasco Copello que “nadie” habló con él cuando lo agredieron hace una semana, en su oficina del cuarto piso del Instituto de Seguridad Social.

El administrador del ISSN prestó declaración ante el magistrado, quien ahora tiene prácticamente todos los elementos que necesita para tomar una decisión sobre la situación de cuatro sindicalistas que están detenidos por ese ataque, entre ellos el titular de ATE, Julio Fuentes.

Velasco Copello tiene plazo hasta el viernes 25 para resolver si mantiene detenidos o no a Fuentes, Horacio Fernández, Hilda Locatti y Miguel Peralta. Hoy, los defensores de los imputados le pedirán que se expida antes.

La declaración de ayer de Hettinger es la tercera que se incorpora al expediente. Primero habló con la policía, después con el fiscal Alejandro Cabral y ayer ante Velasco Copello.

“El juez quería tener su propia impresión. No es lo mismo leer la declaración de la víctima que estar personalmente con ella y hacerle todas las preguntas que se consideren necesarias”, explicó una fuente judicial.

Mariano Mansilla, defensor de los detenidos, aseguró que el testimonio de Hettinger los beneficia. “Damos por cerrada la cuestión probatoria. Ya quedó demostrado que la coacción no existió”.

Fuentes está detenido porque lo acusan de “coacción agravada”. Ese delito consiste en amenazar a un funcionario para que haga o deje de hacer algo, por ejemplo para que renuncie o abandone su lugar de trabajo.

Hettinger dice que mientras lo golpeaban, escuchó gritar “andate porque te vamos a matar”, pero no le atribuye esa frase a nadie en particular.

“Al juez le dijo que nadie habló con él”, afirmó Mansilla. “Para nosotros es suficiente, ya no tiene sentido mantener detenido a nadie”.

Cuando declaró ante la justicia, Fuentes dijo que el día de los incidentes “no hablé ni vi” al administrador del ISSN. “Ambas versiones coinciden, la de la víctima y la de los imputados. La coacción agravada se cayó”, dijo el defensor.

El magistrado también le tomó declaración al contador Néstor Martín, otra de las víctimas de la agresión, y observó un video registrado por las cámaras de canal 7 en el que no se observa el momento clave del episodio.

Ahora, Velasco Copello está esperando los certificados médicos que dejen constancia de las lesiones sufridas por las víctimas. El fiscal no le pidió más diligencias y hasta ayer la defensa tampoco.

En consecuencia, el magistrado está en condiciones de analizar todo el expediente y emitir su dictamen. Puede disponer la prisión preventiva de los imputados; su procesamiento pero dejarlos en libertad, puede dictarles falta de mérito o sobreseerlos. Cualquier medida que tome es apelable.

Además de los detenidos, en la causa hay siete imputados que permanecen prófugos: César Sagredo, Ricardo Pérez; Patricia Quilapán; Miguel Sánchez; Guillermo Tejo; Alejandra Barragán y Juan Castillo.

Los defensores pidieron que los eximan de prisión, pero el juez se los rechazó. La apelación está en la Cámara Penal de feria que aún no se constituyó.

La Iglesia pide la libertad de sindicalistas

NEUQUEN (AN)- La Iglesia Católica neuquina salió en defensa del secretario general de los estatales neuquinos y de la CTA, Julio Fuentes, y de los otros tres dirigentes gremiales que ayer cumplieron seis días tras las rejas. “La gravedad principal y más profunda en Neuquén no es ni comienza con la agresión al titular del Instituto de Seguridad Social del Neuquén (Gerardo Hettinger). Entendemos este hecho como la consecuencia y respuesta a la provocación y tomada de pelo permanente, al hartazgo y bronca acumulada en muchísimo tiempo”, dice el comunicado de prensa del equipo de la Pastoral de Migraciones y Obispado de esta ciudad.

Por otra parte, los gremios estatales, enrolados en la CTA, volvieron a la carga junto a distintos sectores sociales, políticos y organizaciones de desocupados que exigieron sobre el pavimento la libertad de Fuentes, Horacio Fernández, Hilda Locatti y Miguel Peralta.

Los manifestantes marcharon hasta la Cámara Penal, de la calle Yrigoyen al 100, y luego se instalaron frente a Casa de Gobierno donde se realizó el acto central después del mediodía. Insistieron en responsabilizar al gobierno neuquino por las detenciones, en su “afán por desestabilizar” a los sectores que ventilan hechos de supuesta corrupción en los organismos del Estado.

Los distintos sectores sociales, sindicales y políticos que integran la multisectorial salieron ayer a recolectar firmas para pedir la liberación de los detenidos y reimpulsar el juicio político contra el gobernador que habían solicitado hace cuatro meses el justicialismo y el gremio estatal, mientras organizan la marcha provincial prevista para mañana en esta capital.

Con respecto# a los incidentes del miércoles pasado, la Pastoral de Migraciones y el Obispado de Neuquén expresaron en el escrito que “responder con la violencia a la violencia no es bueno para nadie y menos aún para nosotros, los que optamos por ubicarnos al lado del pueblo, del verdadero saqueado, humillado y burlado día a día, por el poder financiero y estos gobiernos títeres y empleados de ellos, traidores de su pueblo”.


Comentarios


Declaró Hettinger y el juez está listo para decidir