Denuncia que la discriminaron en un hospital

SIERRA GRANDE (ASG).- A Sandra López, una joven de Sierra Grande, le cuesta entender lo que le pasó el martes 10 de abril.

Ese día fue internada en plena madrugada, de emergencia, por un problema de vesícula. Eran las 6 de la mañana cuando se dio cuenta de que compartiría la habitación con una de las gerentes de la empresa Minera Sierra Grande S.A., de origen chino, que a mediados de marzo tuvo un accidente con otros compañeros. Se trata de Wei Hong, la responsable de compras de la empresa, que ingresó al hospital esa fecha con costillas rotas y contusiones varias.

Al poco rato se presentó en la habitación el cuerpo de 5 enfermeros del hospital, que, en primer lugar, le pidieron que «no se ofenda y que no tome a mal lo que le iban a decir». La mujer cuenta que en ese momento creyó que su afección era de extrema gravedad y esperaba una mala noticia vinculada con su estado de salud.

Pero no fue así. Las enfermeras primero le dijeron que la cambiarían de habitación para que esté más tranquila aunque la paciente López nunca había manifestado incomodidad-, hasta que finalmente uno de los enfermeros le dijo que en realidad había sido la otra paciente quien había pedido no compartir la habitación con ella.

«Me sentí discriminada» dijo Sandra y agregó que, si bien en ese momento sintió bronca e impotencia, el dolor pudo más. Sin vueltas alzó el suero y se desplazó caminado con sus dolencias hacia otra habitación, descargando su bronca contra la empresaria: «Acá te dejo la habitación, china de m…», cuenta que le dijo. Sandra López pidió hablar con el director del nosocomio para pedir explicaciones, porque desde esa dirección se habría impartido la orden según cree, pero no tuvo eco su reclamo. «Tengo derecho a saber por qué me sacaron, soy un ser humano no un animal para que me aparten», dijo.

Ese mismo día López fue derivada a Puerto Madryn, donde la intervinieron quirúrgicamente. Pero al regreso no dudó en contar lo que le pasó, «para que no vuelva a ocurrir», dice.

«Es un hospital público, no una clínica privada para que hagan esta diferencia», sostuvo. Frente al caso el director del nosocomio, Hernán Cáceres, dijo a «Río Negro» que desconocía esta situación, que no impartiría ninguna orden de estas características y que no estaba enterado que la paciente quería hablar con él.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios