Denuncia que los colchones de la cárcel no son ignífugos





VIEDMA (AV)- La supuesta mala calidad de los colchones adquiridos para las camas de internos alojados en la Colonia Penal provincial de esta capital se convirtió en un tema polémico.

Los cruces cobraron dimensión a partir de la difusión de un video sobre una prueba efectuada por personal de bomberos y Criminalística que pone en dudas su capacidad ignífuga.

Precisamente ese es uno de los detalles que cuando se inauguró el penal durante marzo del 2005, se informó que se habían tomado en cuenta. La intención era mitigar los riesgos de eventuales intentos de motines que pudieran provocarse, prendiendo fuego a esos elementos como factor de protesta.

La prueba se hizo en principio con un encendedor donde el material comenzó a arder creando una llama en el término de cinco segundos y una densa e irritante humareda, de acuerdo a lo que se pudo visualizar. Luego se repitió con un papel encendido, quizá un elemento de mayor precariedad que podría ser utilizado como alternativa a encendedores con poca reacción. También arrojó los mismos resultados.

El ex asesor de la Secretaría de Seguridad, José Luis Breitman, -quien tiene en su poder el video- contó a «Río Negro» que en los preparativos se solicitó la compra de unas 300 unidades en base a condiciones especiales de seguridad. A partir de esa demostración, el especialista trasladó su preocupación al entonces segundo de la secretaría, Miguel Bermejo. Este -de acuerdo a la versión- observó el video prometiendo que se cambiarían. Al tiempo, y luego de varios desencuentros, Breitman presentó la renuncia.

El Ministerio de Gobierno no respondió oficialmente a la denuncia, aunque fuentes gubernamentales la relativizaron explicando que el simulacro tuvo carácter formal para analizar todo tipo de pruebas «antes de la creación del Servicio Penitenciario provincial».

Se indicó que no existe colchón que no tome fuego, por lo que luego se adquirieron esos mismos elementos para Viedma y General Roca que no emiten humo tóxico y una reacción lenta en la ignición que facilita una respuesta más rápida destinada a reducir hipotéticos intentos de motín.


Comentarios


Seguí Leyendo

Denuncia que los colchones de la cárcel no son ignífugos