Donde se preservan los genes

En el predio del INTA se conservan 98 especies.





En la Estación Experimental del INTA Alto Valle, ubicada en la zona rural de Guerrico, un grupo de empleados y profesionales del lugar preservan casi un centenar de especies de peras, algunas provenientes de lugares y tiempos remotos.

El Banco de Germoplasma de Pomáceas podría compararse con un museo viviente que busca albergar la mayor variedad genética de peras existentes. Lo que se conserva, en cuatro filas localizadas a campo, son los frutales de 98 especies de peras.

Sobre los frutos los especialistas del INTA realizan un minucioso trabajo de evaluación y caracterización, obteniendo de esa manera información específica de cada variedad que finalmente se sistematiza a través de un programa informático abierto al resto de los Bancos de Germoplasma del país y el resto del mundo.

“Vamos valorando si las peras tienen características para su utilización en la industria y nos vinculamos con el INTI para que ese organismo evalúe si sirven para la elaboración de perrys o, por ejemplo, para enlatados. También vamos viendo las características nutricionales y se organizan paneles organolépticos en los que un grupo de personas entrenadas que consumen las peras y con descriptores ya estandarizados van diciéndonos si son dulces, ácidas, cuál es la jugosidad o la textura”, cuenta la licenciada en Ciencias Biológicas Cecilia Gittins, integrante del equipo que lleva adelante el Banco de Germoplasma de Pomáceas.

ORIGEN Y ANTIGÜEDAD

En general, las variedades que componen el Banco de Germoplasma de peras son plantas que han germinado de semillas o por cruzamientos dirigidos. Lo asombroso es que -en algunos casos- las especies datan de los siglos XVI y XVII. La mayoría son de origen europeo aunque también las hay de Estados Unidos pero principalmente predominan las de Bélgica y Francia.

El Banco de Germoplasma de la Estación Experimental Agropecuaria Alto Valle es uno de los nueve Bancos Activos (BA) de la Red de Bancos de Germoplasma del INTA. La colección no sólo está conformada por los 98 genotipos de perales sino que además cuenta con 397 variedades de manzanos.

Se analizan las variedades para evaluar su potencial rol en la industria y sus aspectos nutricionales, dice Cecilia Gittins, licenciada en Ciencias Biológicas.

El Banco de Germoplasma


Comentarios


Seguí Leyendo

Donde se preservan los genes