Dos víctimas al hospital



ROCA (AR).- Un joven que tiene a su cargo el cuidado de un templo evangélico fue sorprendido ayer a la madrugada por un delincuente que intentó ingresar a la iglesia para robar. En medio de un forcejeo el ladrón le aplicó al cuidador un “puntazo” en el pecho con un destornillador, tras lo cual se dio a la fuga. En el trayecto arrojó un monitor que había sustraído. La víctima fue asistida en el hospital y ayer se encontraba fuera de peligro. El hecho tuvo lugar cerca de las 4 de la madrugada cuando Omar Flores regresaba al templo ubicado en calle Neuquén 1760. En la puerta fue interceptado por un sujeto que le apoyó algo filoso en la espalda, por lo que el hombre no tuvo ninguna posibilidad de defenderse. Bajo amenaza lo obligó a ingresar y en un momento de descuido la víctima logró darse vuelta y hacer frente al delincuente. Ambos se trenzaron en una violenta pelea que concluyó con Flores reduciendo por un momento a su atacante. Pero en un momento el delincuente sacó de entre sus ropas un destornillador e hirió a su víctima. Luego escapó a la carrera. En el marco de otro hecho, un joven de 23 años ingresó ayer por la tarde al hospital roquense con un corte en el pecho. Fue cerca de las 14 que la víctima –que sería de apellido Alarcón– ingresó a la guardia luego de que presuntamente protagonizara una pelea con otro sujeto en la calle Cóndor, en la zona norte de barrio Nuevo.


Comentarios


Dos víctimas al hospital