Duelo criollo en la noche del barrio Villa Ceferino

Un hombre y una mujer decidieron limar sus asperezas con cuchillos




NEUQUEN (AN).- En las sombras de la noche, apenas el brillo de los cuchillos chispeó cada tanto con el reflejo de una luz distante. Entre jadeos, gritos e insultos, un joven y una mujer limaron sus diferencias con un duelo criollo que sólo tuvo como testigos a los ojos ciegos de una escuela cerrada. Y los ojos abiertos de un vecino que avisó a la Policía.

La insólita pelea ocurrió el miércoles cerca de la medianoche en la calle Acosta del barrio Villa Ceferino, frente a la escuela 197.

El joven tiene 20 años, la mujer 27, y sus identidades no fueron suministradas. Alguna relación debe unirlos porque no quisieron denunciarse. La comisaría Tercera inició una causa de oficio.

Según relataron fuentes policiales, cuando la patrulla llegó al lugar se encontró con los dos contendientes bañados en sangre. El joven presentaba numerosas heridas "contuso-cortantes", casi todas leves, en distintas partes del cuerpo. Ella se llevó la peor parte: un certero corte le abrió una vistosa herida en la mano derecha que le seccionó los tendones. Posiblemente sufra como secuela la pérdida de movilidad de algunos dedos.

Las características de las heridas revela la fiereza que tuvo el encontronazo.

Los duelistas fueron cargados en una ambulancia y trasladados de inmediato al hospital Regional, donde recibieron las primeras curaciones.

Al ser interrogados por los policías que intervinieron en el procedimiento, no quisieron denunciarse. Quizá prefieren alimentar el rencor por dentro con el sueño de una pronta venganza, quizá el dolor les enfrió los sentimientos tan calientes hasta poco antes del primer tajo.

Para la Policía, la hipótesis es que "tenían alguna relación previa, puede ser sentimental o de otro tipo, y por eso no quisieron denunciarse mutuamente.

Se pelearon vaya a saber por qué". Es así, el móvil no siempre desvela a los investigadores por más que sea el dato que más interesa a los observadores ajenos que se asoman a estas historias.

Aunque no haya denuncias se abrió una causa de oficio, porque "las lesiones son consideradas graves, aunque no corra peligro la vida de nadie. Si hubieran sido leves no podríamos intervenir y tendríamos que dejar todo como está", explicó la fuente consultada por "Río Negro".

En el lugar del hecho no encontraron más elementos que ayuden a la investigación. Los cuchillos que se trenzaron en el duelo criollo fueron devorados por las sombras de la noche.


Comentarios


Duelo criollo en la noche del barrio Villa Ceferino