A pesar del castigo climático, empezó la cosecha de pera en el Alto Valle de Río Negro

La recolección de pera Williams ya está en marcha en las chacras. La fruta viene azotada por heladas, granizo y ahora temperaturas extremas. Los productores prevén una temporada corta, aunque favorable. Más de 300 colectivos con trabajadores del norte llegan a la región.

Hace unos días salió el sello que dio el visto bueno oficial al inicio de la recolección de pera Williams, una de las variedades con más volumen de producción en la región y que marca el comienzo de la temporada. 

En la zona de Alto Valle, con 109 días de edad de fruto, la fecha de cosecha quedó formalmente autorizada el domingo 8 de enero, según se indicó en el reporte oficial del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Patagonia Norte (11-01-23). En tanto, en el Valle Medio, la fecha de autorización fue unos días antes, el 5 de enero. 

De manera progresiva, empezó el movimiento de trabajadores, escaleras y recolectores entre las plantas. Se calcula que una buena parte de los chacareros ya comenzó a llenar los bins, pero el próximo lunes será al 100%, según datos de las Cámaras de Productores de las ciudades. 

Foto. Juan Thomes

RIO NEGRO realizó una recorrida por chacras de Roca que ya dieron la señal de largada. A pesar de las tormentas de granizo y las heladas, se espera una buena temporada en cuanto a volumen de fruta, aunque se cree que será más corta de lo habitual. “Los índices de madurez se consideran avanzados para la segunda semana de enero”, se aseguró en el reporte del INTA. 

“Debido a que esta temporada las fechas de plena floración fueron anticipadas en relación al promedio histórico regional, el ciclo entre floración y madurez fisiológica tiende a alargarse. Esto provoca que, al momento de inicio de la cosecha, los frutos presentan una edad más avanzada, lo que determina ventanas de cosecha óptima más reducidas de lo normal”, explicaron.

Por este motivo no se debe retrasar la recolección, especialmente de variedades de ciclo corto como peras Williams. Esto es parte de las consecuencias de los fenómenos climáticos pero sobre todo de las temperaturas extremas que se vivieron durante la ola de calor. Hay mucha fruta asoleada y el calor se acumula en los bins.

En comparación al año pasado, la recolección de la Williams se adelantó debido a las condiciones climáticas. Diferentes factores son los que permiten evaluar si la cosecha será favorable. El clima pisó fuerte, puso las condiciones externas e influyó en gran medida en la fisiología de los frutos. 

Temporada «corta»


Roberto Ulloa, jefe de Producción Primaria en una empresa frutícola local ubicada a la altura de Gómez sobre Ruta Nacional N° 22 brindó su testimonio. Dijo que si bien en época de floración no hubo granizo en puntualmente en la ciudad, las heladas afectaron a todo el Alto Valle. «Este año pudimos controlar las heladas de todas las maneras posibles», comentó Ulloa.

Foto: Juan Thomes

Además de la piedra y la helada que pudo ser controlada en algunos casos, ahora la fruta padeció maltrato por la reciente ola de calor este enero. Para que la pera esté en condiciones de ser exportada, el color tiene que ser verde en su totalidad. Sin embargo, el potente rayo de sol de los últimos días, produjo tonalidades rojizas, amarillentas en la fruta que afectan y reducen la calidad del producto.

“Ahora tenemos este problema con la William pero si siguen estos calores se nos van a adelantar las otras variedades, inclusive la manzana. En consecuencia, a estos calores, probablemente haya un gran porcentaje de descarte”

Roberto Ulloa, jefe de Producción de una empresa frutícola de Roca

«Con la ola de calor la presión está bajando a pasos agigantados. En esta época, ya tenemos algunas peras que tienen 16 libras. Este dato nos indica que la temporada no va a ser muy extensa», comentó el jefe de producción. 

La presión es el indicador con el que se controla el peso de la fruta. Cuando la cantidad de libras empieza a bajar, la pera empieza a madurar y eso es lo que apura a bajarla con anticipación para poder exportarla.

«Cuando arrancás la cosecha, la presión de la fruta está en 19, 18. Después de la ola de calor notamos que bajó rapidísimo la presión y por eso, podemos prever que esta temporada no va a ser extensa porque se vienen adelantando todas las variedades», agregó. 

En cuanto a las exportaciones, Ulloa comentó que tienen buenas expectativas para esta temporada en el caso de la variedad Williams. «Nosotros exportamos el 90% de nuestras peras. Si todo sale bien, esperamos una buena cosecha», concluyó.

Por otra parte, los productores perciben que este año habrá un porcentaje de descarte considerable debido a las altas temperaturas. «Estamos expectantes a lo que nos queda por delante», comentó.

Inflación


Para sumar al análisis, explicaron que la inflación también impacta de forma directa en la cosecha y los costos de producción este año aumentaron en relación a la temporada pasada. 

El aumento de combustible, entre otras, es un factor influyente en el sector. «Hoy por hoy se está hablando de un 90% o 110% de aumento. Aún no sabemos qué va a salir en relación a la paritaria para peones rurales», manifestó el jefe de producción primaria.

Foto: Juan Thomes

Mano de obra


Sergio Alarcón, secretario general de Uatre seccional Roca, aseguró que los obreros rurales ya están en marcha y el lunes estarán al 100%. Son 6.000 los trabajadores de la zona nucleados por el gremio en las seccionales aledañas. En esta época la cantidad de rurales empleados en las chacras se triplica, y casi llegan a ser 22.000.

“Ya ingresaron 100 colectivos del norte a la zona, sin contar a los que vienen de manera particular. Son 300 los que van a ingresar en total”

Sergio Alarcón, secretario general de Uatre seccional Roca

A la región ya llegaron alrededor de 100 colectivos con obreros temporarios provenientes de la zona norte y más conocidos como “trabajadores golondrinas”, desde las provincias del norte del país, principalmente Tucumán. Teniendo en cuenta la cantidad de micros, se estima que llegarán al Alto Valle por lo menos 16.000 trabajadores golondrina. El pico de arribo de comitivas del norte se espera para hoy, jueves 12 de enero.

Si bien no todo se activó ya, más de la mitad de los asalariados tomó tareas. Rubel Morell, encargado de la empresa frutícola, tiene más de 35 años en el rubro.  En diálogo con RIO NEGRO contó que actualmente un 60% de los trabajadores se encuentran en actividad, pero aún falta que se incorpore personal. Todos los años tienen un plantel permanente entre personas de la ciudad y provenientes de otras provincias. 

Desde Uatre, Alarcón contó que en los próximos días iniciarán con recorridas para ubicar a todos los trabajadores que puedan haber quedado desempleados y ubicar a quienes no tengan trabajo. Dijo que desde el Ministerio de Trabajo de Río Negro intentan llevar el control. 

El rubro de la fruta no distingue género. Mujeres y varones se movilizan en la temporada para trabajar en chacras, galpones de empaque, aserraderos. Sin embargo, desde la empresa consultada, comentaron que la hectárea ubicada a la altura de J.J. Gomez, sobre Ruta Nacional 22, el 90% de los trabajadores rurales son hombres.

En total, son aproximadamente 50.000 personas las dependen del ciclo económico de la fruticultura, contando todo el circuito desde las labores de las chacras, galpones de empaque, frigorífico hasta transporte. 

Salario

3.600
pesos se pagaba el jornal para un obrero rural hasta el año pasado. Ahora está en curso la paritaria con un pedido de 114% de aumento.

Trabajadores "golondrina"

16.000
trabajadores golondrinas podrían llegar en total en 300 colectivos organizados desde las provincias del norte.

Ola de calor y los efectos en los frutales


El asoleado de los frutos es una de las principales pérdidas de calidad en peras y manzanas. Las altas temperaturas son la principal causante, debido a la desnaturalización de proteínas y metabólicamente al producir estrés a nivel osmótico y oxidativo. 

El calor en la coloración de la fruta. Foto: Juan Thomes

Según indicó la ingeniera Andrea Rodríguez, estudios locales demostraron que la variedad Williams tiene alta capacidad para mantener la conductividad estomática en condiciones de estrés térmico con respecto a otros frutales como cerezos y manzanos.

Sin embargo, las altas temperaturas disminuyen la velocidad de crecimiento de los frutos, situación que se ve agravada significativamente si el cultivo no cuenta con un manejo del riego adecuado a estas circunstancias. 

“Los procesos de madurez se aceleran con el incremento de las temperaturas, pero no de manera lineal. En tal sentido, las condiciones climáticas regionales durante las últimas semanas, podrían afectar las tasas normales de madurez”, explicó la profesional. Esto es motivo de estudio actualmente en la Estación Experimental del Alto Valle. 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios