Las reservas de Banco Central no paran de caer, a la espera del desembolso del FMI

Se ubican en un mínimo de $ 23.827 millones, luego de tres días consecutivos de ventas por parte del Banco Central y mientras el dólar agro aporta las últimas liquidaciones.

Corresponsalía Buenos Aires

Las reservas brutas del Banco Central (BCRA) continúan cayendo y se ubican en U$S 23.827 millones al cierre de este jueves, luego de tres jornadas de ventas por parte del Banco Central y mientras el dólar agro realiza sus últimos aportes.

En la rueda de cambios de hoy la autoridad monetaria vendió U$S 34 millones, que se suman a los U$S 94 millones del miércoles y U$S 21 millones del martes.

Por su parte, los exportadores aportaron U$S 96,1 millones, con lo cual el programa totalizó ingresos por U$S 1.973 millones, a U$S 27 millones del objetivo de U$S 2.000 millones que se fijó al lanzarse.

Este tipo de cambio especial de $ 340 por dólar estará vigente hasta el 31 de agosto, pero la secuencia de liquidaciones permite inferir que los operadores buscaron asegurarse las transacciones antes de las elecciones.

En consecuencia, el Banco Central deberá transitar los próximos días lidiando con un discreto ingreso de divisas, mientras se mantiene la presión de los importadores.

Desde la Cámara de Importadores revelaron que en las últimas jornadas se postergaron autorizaciones de pago de SIRAs, lo cual trae aparejado como consecuencia el freno de embarques destinados a la producción. Incluso trascendió que una importante automotriz tuvo que frenar la producción en una de sus plantas instaladas en el gran Buenos Aires por falta de insumos.

Desde que Alberto Fernández asumió el poder el 10 de diciembre de 2023 las reservas del Banco Central cayeron en U$S 20.000 millones, mientras que la deuda externa bruta del sector público se incrementó en U$S 79.000 millones.

Si bien las reservas brutas están en mínimos históricos, la situación es mucho más delicada cuando se analizan las reservas netas, que según algunos estudios privados, serían negativas en U$S 10.300 millones.

El Gobierno pretende recomponer parcialmente esta situación con el desembolso del Fondo Monetario Internacional (FMI) que derivará de la aprobación por parte del Directorio del Staff Level Agreemet (SLA) que ya fue acordado con el staff técnico del organismo.

Si bien en Economía descuentan que se logrará el visto bueno la preocupación es por los tiempos que demandará. El FMI está en su receso de verano y aún no fijó la fecha en que se reunirá para darle caso favorable al caso argentino.

En el Palacio de Hacienda confían en que la reunión del Board se concretará entre el 17 y el 21 de agosto, tal como lo anticipó el titular de la cartera, Sergio Massa.

No obstante, a una semana de ese período el organismo no comunicó oficialmente cuándo tratará el programa argentino.

Cabe recordar que, según trascendió, el acuerdo establece que Argentina debe lograr reservas netas positivas en U$S 1.000 al 31 de diciembre de este año, lo cual luce como un compromiso por demás exigente.

Por su parte, el dólar blue mantuvo la tendencia alcista de las últimas jornadas y cerró a $ 605 en el microcentro de la Ciudad de Buenos Aires, luego de haber alcanzado los $ 610 al iniciarse las operaciones de este jueves. En plazas del interior del país tuvo que pagarse por encima de los $ 610 para conseguir un dólar. Pasadas las 15, el precio de coberturas en las “cuevas” era de $ 620.

Pese a la parálisis que se había producido durante la tarde del miércoles, el mercado operó sin mayores inconvenientes durante la jornada de hoy.

En tanto, el MEP avanzó a $ 540,18 otra vez fuertemente condicionado por la intervención oficial. A su vez, el Contado con Liquidación subió $ 598,48.

La devaluación oficial fue de 0,4% y la cotización quedó en $ 298,91,  sin modificarse la media de las últimas ruedas que la habían llevado a un ritmo entorno al 11% mensual.

Massa insistió en culpar a especuladores por la suba del “blue” y destacó que los controles que se realizaron en la city surtieron efecto porque “se calmó”.


Mayor emisión


En otro orden, el Balance Monetaria Diario del Banco Central mostró que el 4 de agosto la autoridad monetaria le giró al Tesoro Nacional $ 250.000 mil millones en concepto de “Transferencias de Utilidades”.

De esta forma, en lo que va del año el Central asistió al Tesoro por casi $ 2,2 billones de pesos, sumando giro de utilidades y Adelantos Transitorios.

El acuerdo fallido con el FMI establecía que la asistencia del Central no debía exceder los $ 890 mil millones al cierre del tercer trimestre.

Esta necesidad de ayuda al Tesoro parte del desequilibrio fiscal $ 1,9 billones que acumuló en el primer semestre.

El texto del SLA publicado por el FMI dice que “la senda fiscal acordada no supone una dependencia adicional del financiamiento monetario directo del déficit fiscal”. Sin embargo a los pocos días Argentina habría incumplido esa premisa.

Para cubrir el bache fiscal la Secretaría de Finanzas realizó hoy la última licitación antes de las elecciones en la que afrontó vencimientos por $ 725.000 millones y obtuvo fondos por $ 821.576, con lo cual tomó nuevo endeudamiento por $ 96.500 millones.

De ese total, el 96% estaba en manos del sector privado que no había participado de los diferentes canjes que se realizaron en el año, con lo cual Economía pudo sortear la exigencia que planteaba salir a buscar fondos a tres días de las elecciones.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios