Exclusivo Suscriptores

Richter: “El corporativismo de Perón sigue siendo la matriz del problema argentino”

Entrevista con Lars Richter, Fundación Friedrich Naumann

Argentina atraviesa el desenlace de una crisis que ya lleva cuatro años. Una de las alternativas que se esgrimen en el debate público, es la receta liberal, en especial una vertiente de la misma, el libertarismo. Al respecto dialogó con PULSO en exclusiva el Presidente de la Fundación Friedrich Naumann, Lars Richter.

PREGUNTA: ¿Cuál es el objetivo de la Fundación Naumann y de su presencia en Argentina?
RESPUESTA:
La fundación tiene presencia en 80 países en el mundo con 40 oficinas en todo el mundo. El objetivo es fortalecer una cultura democrática. En este sentido, estamos a favor del parlamentarismo, el estado de derecho, y los derechos humaos. Por otro lado promover la libertad, con sus principios y valores. La libertad en ámbitos como la política, la economía y la cultura. Nuestra tarea consiste en colaborar con el ámbito educativo, con thin thanks de pensamiento político y económico, y/o con organizaciones que se dedican a la participación política y ciudadana activa.

P: ¿Cómo se traducen esos principios en materia económica?
R:
Para nosotros es importante la política en general, pero la economía es un eje central. Por supuesto como liberales, creemos en un mercado libre, y en que el libre comercio e intercambio entre los países es el marco y el fundamento de la riqueza.

P: ¿Cómo ve a la Argentina viniendo desde el exterior?
R:
Argentina es un país con una gran historia y un enorme potencial, dado el nivel de educación que es relativamente alto en comparación con otras regiones. Dicho esto, sabemos que Argentina lamentablemente tiene un problema serio con su institucionalidad. La constitución de Argentina es liberal, lo que significa que el marco legal existe, y las instituciones existen. Pero en primer lugar la política, y en segundo lugar la sociedad, tienen que poder respetar las instituciones, la división de poderes, y los procesos democráticos y republicanos. Por supuesto en este escenario hay una gran influencia de lo sucedido en décadas pasadas, y del peronismo sin dudas. El sistema corporativista que hace unos 80 años planteó Perón, con un estado corporativo similar al de la Italia de aquel entonces, es un verdadero problema, que alcanza hoy por ejemplo a la necesidad de volver a tener una justicia independiente, un Banco Central independiente. No es algo que se corrija en 2,4 u 8 años, pero vale la pena trabajar para reformar Argentina.

P: ¿Cuál es el principal problema económico de Argentina?
R:
Naturalmente la falta de libertad, algo que se relaciona de forma directa con el corporativismo. Los sindicatos en Argentina tienen un poder muy grande. Los sindicatos son necesarios en una economía libre, pero es importante revisar la representatividad. Eso tiene íntima relación con el mercado laboral. Es necesario reformar el sector público. En el fondo, lo que hace falta es abrir la competencia. Y es muy importante que el país se convierta en más atractivo para el capital y las inversiones extranjeras.

Los liberales tenemos un problema para elegir un candidato en Brasil, dado que nuestra lucha es contra el populismo. Tanto Lula como Bolsonaro representan dos versiones diferentes del populismo.

P: ¿Qué opinan de los libertarios?
R:
Es una pregunta muy interesante. No solo en Argentina. En Europa occidental donde radica la cuna del pensamiento liberal, las ideas del liberalismo son centristas. El movimiento libertario en cambio, tiene origen en EEUU. Tenemos una tradición y una historia distinta a la de los libertarios. Desde la Fundación Naumann tenemos problemas con algunas tendencias conservadoras que se registran en el movimiento libertario, algo que en Brasil por ejemplo tiene mucho que ver con los estrechos vínculos entre libertarios, católicos y evangélicos. El aborto es por ejemplo un tema en el que no tenemos acuerdo, ciertos sectores libertarios están en contra y los liberales estamos a favor. Sucede algo similar con el tema drogas o con los movimientos LGTBQ. En materia económica en cambio, es donde quizá existen mayores puntos en común, nuestras agendas coinciden en un 80%.

P: ¿Qué opina de la disputa entre Lula y Bolsonaro?
R:
La verdad es que para los liberales es un problema elegir entre uno y otro, dado que nuestra lucha es contra el populismo. Tanto Lula como Bolsonaro representan dos versiones diferentes del populismo. Lo que finalmente suceda en Brasil, será muy significativo para el país, sino para la región y también para el mundo.

P: ¿Cómo analiza el triunfo de Meloni en Italia?
R:
Es muy problemático. Meloni es representante de un partido abiertamente postfascista. Se trata de una tercera versión del modelo corporativista implantado por Mussolini en el Siglo XX. Cultural, política e históricamente, es un verdadero problema. Se trata de una alianza de partidos de derecha, y habrá que ver como evoluciona, especialmente el rol de Salvini y su liga del norte, que tiene estrechos vínculos con Putin. Meloni en cambio parece más cercana a Polonia y la OTAN.

P: ¿Qué opina de la estatización de la mayor empresa energética en Alemania?
R:
En los últimos años, esa empresa estrechó vínculos con Rusia y se convirtió en dependiente de la energía rusa. Es una empresa muy importante, y de una enorme incidencia estructural para la industria y la producción en Alemania. Entiendo que esa es la razón que fundamenta la decisión. Ni a mi, ni a los liberales en general, nos gusta la decisión de estatizar una empresa privada. Pero en situaciones críticas como esta, entendemos también que ese es uno de los roles más importantes del estado.

PERFIL

Lars André Richter es Dr. phil. (Universidad Humboldt de Berlín) y Magister Artium después de los estudios en humanidades (Literatura, Filosofía, Historia y Comunicación Cultural) en Berlín (Universidad Humboldt), Paris (Sorbonne Nouvelle, Paris III), Leipzig (Universidad de Leipzig) y Tübingen (Universidad Eberhard Karl).

Desde Diciembre de 2018 es Representante y Director de Proyecto de la Fundación Friedrich-Naumann para la Libertad (FNF) con sede en Buenos Aires, Argentina.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora