Educación: menor masa salarial y mayor matrícula

La oposición cuestiona la baja de la partida de personal en seis millones. El oficialismo resalta un "presupuesto posible" y que los subsidios para las escuelas privadas son por única vez. fgddhghdf

VIEDMA (AV).- El presupuesto de Educación prevé una masa salarial inferior al año pasado. La disminución rondaría 6 millones, según un análisis del bloque justicialista. Se descree de esa baja ya que se nombraron 620 nuevos docentes. Mientras tanto, el bloque del oficialismo defendió el subsidio a las escuelas privadas porque «permitió la inclusión al sistema educativo de más de medio millar de estudiantes, sólo de Bariloche».

El debate legislativo del presupuesto no incluyó a Educación ya que cuando se retiró la oposición y el oficialismo decidió la votación aún no se había abordado esta temática. La Alianza asignó la defensa de la política educativa a la titular de la Comisión de Educación, Amanda Isidori, mientras el justicialismo confió en Eve Adarraga, integrante de la comisión y ex secretaria adjunta de la Unter.

Los montos asignados, la exclusión de alumnos y las transferencias al sector privado se constituyeron en los principales temas de análisis en el recinto.

«Río Negro» recuperó la opinión de Isidori y Adarraga. La radical insistió en «un presupuesto posible para un sistema perfectible» en tanto que la justicialista enumeró falencias: 300 edificios con problemas, mayor matrícula pero menos presupuesto y excesivos aportes a las escuelas privadas.

En principio, Isidori resaltó que la provincia «sigue dando la mejor respuesta posible» en esta crisis económica y así «se hace cargo de sostener, respaldar y garantizar» los servicios educativos. «Se pone lo que se debe para la continuidad de la prestación» educativa. Así, la diputada justificó los aportes en forma transitoria a algunas escuelas privadas que permiten dar la cobertura necesaria ante la imposibilidad» de la construcción de nuevos edificios. Dijo que esas transferencias permitieron el ingreso de más de 500 alumnos sólo de Bariloche que este año no tenían colegios.

Aún reconociendo esa rebaja, Adarraga cuestionó los 9 millones que se destinan a «establecimientos privados» (el año pasado fueron 4,3 millones). «Se trata de un doble aporte», sentenció, porque además tienen exención de Ingresos Brutos. Recordó que esas transferencias «a establecimientos privados significan disminuir las posibilidades de atención de necesidades elementales de escuelas públicas».

Luego, Adarraga cuestionó el argumento de «imprevisibilidad de la infraestructura después de 17 años en el gobierno». Habló que las actuales transferencias permitirían construir 281 aulas para»absorber los 8.000 y 9.500 chicos que están fuera del sistema del nivel Inicial y Medio». En cambio, la diputada dijo que los alumnos ahora favorecidos aportan a esos colegios montos que oscilan de 115 a 275 pesos de matrículas y de 75 a 350 pesos de aranceles mensuales.

En otra parte, Isidori destacó que se «mejoró la retención de los alumnos matriculados: en 1976, el 39 por ciento llegaba a séptimo grado y en 1999 concluye el 69 por ciento».

Esta legisladora destacó el esfuerzo para mantener en el sistema al actual alumnado y recordó entonces la designación de 620 nuevos docentes. Por su parte, Adarraga afirmó que en los últimos años «la matrícula creció casi un 10 por ciento y los cargos el 3 y las horas cátedras cayeron un 17,3 (por la derogación de la reforma educativa) mientras creció un 22 por ciento el alumnado del nivel medio.

Nadie discute el crecimiento de la matrícula. Isidori informó de los nuevos cargos y Adarraga cuestionó el monto salarial 2000 ya que «es inferior al ejecutado el año pasado: de 156.979.999 pesos al recién aprobado de 150.835.507, es decir, más de 6 millones de reducción.

La crisis se refleja en el aprendizaje

Ambas posiciones coinciden en que la crisis económica se refleja en la Educación. Isidori dijo que «el empobrecimiento de la población se da cita con el empobrecimiento de la escuela pública, es decir, con un deterioro de la cantidad y calidad de los recursos que estructuran la oferta educativa». Aún así, se mostró satisfecha porque «en Río Negro, a pesar de las dificultades existentes, más del 30 por ciento de la población -195 mil alumnos- están dentro del sistema educativo».

Adarraga repasó los programas sociales y concluyó que unos 200 mil rionegrinos tienen cobertura alimentaria, entonces «un 40 por ciento de la población necesita atención provincial».

Agregó que «este altísimo nivel de carencias alimentarias y pobreza tiene repercusión en el sistema educativo y expresa, más allá de las palabras, la que podríamos llamar verdadera situación educativa provincial».

Mientras la legisladora justicialista reclama entonces «cambiar la decisión política» y proyectar a Río Negro con un perfil productivo y económico-social, Isidori encuadró a la provincia en el fenómeno y los costos de la globalización para resaltar que «lo importante es no detenerse en el camino, seguir haciendo, casi seguramente con menos recursos de los pretendidos».

Adarraga insistió que todos «los indicadores confirman el empobrecimiento del sistema que, como sistema dinámico, debe concebirse siempre en expansión». En contrapartida, la legisladora oficialista respondió que «un Estado responsable y serio debe diseñar políticas sociales con conocimiento cabal del contexto de desarrollo» y «en función de las posibilidades ciertas de instrumentación».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios