Egresó con méritos en Roca: es el primero de toda su familia en terminar la secundaria



Miguel Angel Gutierrez, con diploma en mano en la fachada de su colegio, la ESRN N° 9.

Miguel Angel Gutierrez, con diploma en mano en la fachada de su colegio, la ESRN N° 9.

En época de bajadas, de fin de año, las emociones afloran a flor de piel. Para Miguel Ángel Gutierrez (20), un joven de barrio Nuevo, no hay mayor emoción y orgullo que haber terminado el colegio secundario.

Es un logro que lo hace especial entre el resto de sus compañeros y del estudiantado roquense; no por tener las mejores notas, ni menciones especiales, sino porque él cosechó un título aparte: es el único de su familia que se graduó.

Es el primero y por ahora el único en lograrlo, a los 20 años, y pese a las adversidades familiares y económicas que acarreó toda su vida. Por diferentes razones, ni sus abuelos, ni sus padres, ni sus cinco hermanos obtuvieron el diploma del Nivel Medio. Si bien algunos empezaron, no pudieron terminar.

Sus abuelos directamente no tuvieron la posibilidad, su abuela toda su vida tuvo que cuidar a sus hermanitos. Su papá, quien era colectivero y mecánico, cursó sólo la primaria completa y su mamá, no estuvo escolarizada.

“Este es un logro con el apoyo de mi abuela y de mi tía, que por suerte estuvieron. A mi tía le regalé el diploma y a mi abuela la medalla. Ellas están orgullosas”,

reflexionó Ángel en una entrevista con La Comuna.

Contó que aún varios días después de la bajada, su abuela no se quita la medalla de encima. “Me siento orgulloso de mí mismo, sabiendo que tuve varias complicaciones en mi vida y pude salir a flote”, explicó.

Es que la vida de Ángel no fue nada fácil, como la vida de muchos jóvenes de Roca. Se crió con sus padres pero estos se separaron y los problemas no cesaban. Se fue a vivir a la casa de otro familiar, en cuya casa sufrió maltrato, por lo que finalmente se fue con su abuela a Villa Obrera. Sus días pasaron de casa en casa, donde encontraba lugar para dormir.

Miguel Ángel junto a su tía el día de la bajada, a quien le dedicó su diploma.

Hizo la primaria en la Escuela 289 y a los seis años aprendió a “hacerse un huevo solo”, como dice él. “Tenía que buscar mi comida, iba a los supermercados a juntar changuitos a ayudar a las personas, pedía monedas en las calles”, contó.

De pequeño tuvo que trabajar para vivir y fue justamente en la calle, donde encontró el impulso para seguir. “A partir de los consejos de los taxistas, de la gente que me decía que yo tenía que seguir estudiando, reflexioné y me di cuenta que tenía que ir para adelante”, confió.

Apoyo no tenía de nadie. Algunos años fueron más difíciles porque tuve que andar en la calle buscando comida”

Miguel Ángel Gutierrez, egresado ESRN 9

Hubo tiempos mejores en los que vendió manualidades, bijouterie, dibujos, fabricó utensillos de cerámica y así se ganó la vida. También hizo algunos trabajos de construcción. Fueron años de mucho sacrificio.

“La verdad es que me costó muchísimo. Apoyo no tenía de nadie, si yo quería seguir la escuela lo tenía que hacer por mi propia voluntad”, confesó. En tercer año casi abandona, pero no lo hizo. “Otra vez no tenía para comer y la única manera era salir a buscar alimento. Si yo no me movía no comía”, aseguró el muchacho quien reconoció que también tuvo recaídas por consumo de alcohol.

Pero hoy, luego del logro, Ángel va por más. Empezó a dirigir un curso de panadería en barrio Nuevo a través de la Juventud de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), espacio en el que participa. “Empezamos el curso hace tres semanas, hicimos panes rellenos, tortas fritas, rosquitas, pizzas, me encanta cocinar”, contó ya que durante su niñez hizo un curso de cocina que lo llenó de herramientas.

Ahora tiene muchos anhelos y proyectos como seguir estudiando cocina, seguridad e higiene o medicina. “Vamos viendo que me va saliendo en el transcurso de la vida, porque no todo se puede, aunque con voluntad y de a poco, es posible”, concluyó y se despidió del CEM 9.


La tasa de egreso alcanzó el 93% en las ESRN


Del total de 243 establecimientos de Educación Media (192 estatales y 50 privados) que existen en la provincia, 93 son ESRN (Escuela Secundaria de Río Negro), mención de las escuelas tras la reforma educativa de 2017.

Este año, esas escuelas sumaron una matrícula de 34.333 estudiantes, según información oficial del Ministerio de Educación Provincial.

La tasa de egreso en 2019 es del 92,9%mientras que en 2016 era de 74,7%, según datos de Provincia. Es decir, casi un 7,1% de chicos no terminan la escuela en las ESRN. Por otra parte, se registran en la provincia 286 agrupamientos de 5° año, en relación a los 263 de 1 año, en 2019.

Además de la ESRN tradicional, la educación secundaria llega a los parajes rurales a través de la modalidad virtual (ESRN Rural Virtual). Como estas, funcionan 25 sedes, a las que asisten 390 estudiantes.

34.000
estudiantes cursaron el Nivel Medio este año, en las 243 escuelas de Río Negro.

Comentarios


Egresó con méritos en Roca: es el primero de toda su familia en terminar la secundaria