El animador que dejó su guitarra en Rincón





Domingo Durán, especialista en espacios verdes

CUTRAL CO (ACC).- Domingo Durán tenía 41 años y trabajaba en el sector de Parques y Jardines de la empresa YPF. El grupo de trabajadores al que pertenecía siempre iba primero cuando comenzaban a montarse los yacimientos para empezar a trabajar y crear los espacios verdes que luego rodearían a las oficinas. Su hijo, Luis es el encargado de relatar lo que ocurrió aquella jornada cuando el avión AVRO que retornaba a la ciudad sufrió el accidente. Luis tenía 15 años. Era el mayor de dos hermanos. “No tenían el mismo régimen que los de Producción o Perforación. Se iban al campo porque había que iniciar las plantaciones. Si el yacimiento era en Rincón de los Sauces, o el que fuera, él viajaba. Pero no con el mismo régimen (de días fuera de su hogar) que el de otra gente. “Se iban dos o tres semanas y esa vez se venía de descanso por la Semana Santa. Supimos que lo invitaron a quedarse porque iba a haber una fiesta y como él tocaba la guitarra, lo invitaron. Pero como había hablado con mi madre no se quiso quedar, para venirse a casa. La guitarra la dejó allá y se salvó. Nos trajeron algunas cosas de él y la guitarra”, recordó. De la tragedia se enteraron porque alrededor de las 16 “llegó un familiar nuestro preguntando si no nos habíamos enterado de algo. Y nosotros no nos habíamos enterado de nada. Después de una hora, se decía que había problemas y transcurrían las horas y nadie decía nada”. En el edificio donde ahora funciona la cooperativa Copelco, estaba la sede del sindicato SUPE. “Ahí se juntaba la gente, comentaban que el avión había tenido problemas y estábamos preocupados. Después de unas horas llega a mi casa un amigo de mi viejo. Y como yo era el mayor me habló a mí. Fue durísimo”. Después no se supo nada de cómo había ocurrido. “Habían pasado 20 días del golpe militar, y al área esa no te dejaban llegar. No era tan lejos, en la Meseta Buena Esperanza no queda lejos”, Agregó que con el correr de las horas y más de los trascendidos, sólo pudieron encontrarse con los cajones, todos cerrados, cada uno con su nombre. “Creo que no debe haber habido nada, nosotros a los pocos días fuimos al lugar, pero se tapó con tierra y te ponías a caminar y te dabas cuenta que explotó todo”. Los ataúdes los llevaron al Club Social de Huincul y los depositaron ahí para hacer un velorio conjunto. “Fue muy duro para la familia porque todo lo manejaron de modo muy hermético, a mi madre la llamaron para reconocer unas cosas y fue el reloj de mi papá que estaba destruido así que eso te daba la pauta de la magnitud de la explosión”, contó. Y todos los trámites lo hicieron muy rápido “me acuerdo que a mi mamá la llamaron y la hicieron firmar papeles, enseguida para que se cerrara todo”. Como los trámites de la pensión tardaron, la empresa le ofreció un puesto de trabajo. Luis entró como cadete, a los 15. “No hubo contacto de organizaciones sociales, del Estado, no me acuerdo que haya habido gente que se arrimara a ver si necesitábamos algo. La llamaron a mi madre y la hicieron firmar papeles, rápido”.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El animador que dejó su guitarra en Rincón