El barro delataba cambios

Desde hace al menos dos semanas, el fango volcánico de Copahue había cambiado su composición química y los especialistas del Centro Termal desaconsejaban su utilización a personas con pieles especialmente sensibles. “El fango está muy fuerte, y a algunas personas les produce ardor o enrojecimiento de la piel”, afirmó el pasado lunes una de las operadoras del establecimiento ubicado en uno de los cráteres del volcán. Hasta que, el sábado, hizo erupción, el volcán lanzaba por su cráter activo abundante vapor blanco. En el faldeo del cráter en que se ubica el Centro Termal habían surgido algunas nuevas fumarolas de las que manaba vapor. Recién comenzada la temporada de baños, la actividad todavía no era plena, pero turistas, operadores y gran cantidad de obreros de la construcción se abocaban a sus tareas con normalidad.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora