El fuego consume los recursos económicos de los bomberos

La seguidilla de incendios rurales registrados el martes, avivados por el intenso viento, generó importantes gastos a cuarteles regionales.

Mario Villasuso

En Allen, los bomberos tuvieron que salir once veces a lo largo de la jornada del martes.

ROCA.- En promedio, sólo la seguidilla de incendios que afectó el martes a la zona rural de Roca demandó un gasto en combustible superior a los 2.500 pesos y la participación activa de 15 bomberos voluntarios que estuvieron en la línea de combate durante por lo menos 12 horas. No se trata de un monto menor si se tienen en cuenta los escasos recursos con los que cuentan las unidades en cualquier localidad de la región.

Unos 30 incendios afectaron el martes más de 60 hectáreas de la zona rural en el Alto Valle. Lo que preocupa según explica Marcelo Zúñiga, vocero del cuartel central de Roca, es que los siniestros por quema de pastos podrían evitarse. “Las estadísticas del año 2013 y 2014 hablaban de un promedio de un siniestro por día, y este año estamos hablando de por lo menos seis”, dijo preocupado.

Para Zúñiga puede existir algún tipo de descuido, pero lo que no puede suceder es la falta de conocimiento de las condiciones climáticas a la hora de realizar una quema controlada.

Difícil control

En Roca sólo existe una ordenanza que regula la quema de hojas pero no muchos vecinos la tienen en cuenta. Menos aún los productores quienes podrían evitar estos siniestros tomando una serie de medidas a la hora de iniciar una quema.

“El fin de semana el número fue importante y llegamos a movilizar los cinco camiones con un costo extra que luego la propia institución tiene que asumir”, explicó el bombero quien asegura que la hora de buscar responsables pocas veces logran hallar a los propietarios de los establecimientos.

Hay ordenanza pero…

Roberto Cartolano es el jefe de los bomberos de Allen y si bien reconoce que todavía no sacaron costos de los gastos que le insumieron los incendios del martes, asegura que las erogaciones son significativas. En total tuvieron que salir 11 veces y en algunos casos los siniestros se registraron de manera simultánea, lo que prácticamente no le dio descanso al personal.

Si bien en Allen hay una ordenanza (fue aprobada el año pasado) que regula la actividad y sanciona a los productores que no toman conciencia de los riesgos, asegura que resulta muy difícil el control.

“Cada vez que llegamos a la chacra nos dicen que el incendio fue intencional y que no saben quién lo inició lo que nos inhabilita para tomar medidas”, expresó Cartolano quien aclaro que si no ven a alguien “con un bidón de nafta en la mano resulta difícil hallar responsables”.

Incendios consejos

más de 60 hectáreas afectadas


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios