El gobierno avanzaría con una suma fija y retrasaría paritarias

Los montos estarían muy por debajo de los 3.000 que pide la CGT opositora.

#

La Uocra negocia pago de entre 1.800 y 2.000 pesos.

Archivo

BUENOS AIRES (ABA) Sumas fijas no remunerativas que compensen la inflación de los últimos meses, mientras se produce el ordenamiento forzoso de los precios tras la devaluación del peso, es una de las vías posibles que evalúan el gobierno y los sindicatos para postergar el inicio de la ronda de paritarias. No hay, empero, unanimidad de criterios, puesto que hasta gremios afines con la presidente Cristina Fernández, objetan la iniciativa (en estudio avanzado en las oficinas del Ministerio de Trabajo) porque entienden que si bien beneficiará a las escalas más bajas, achatará la pirámide salarial y afectará a las categorías más altas. La cifra para tratar de mantener el poder adquisitivo de los empleados registrados dependería de cada rama de actividad. El camionero Hugo Moyano, titular de la CGT opositora, demandó tres mil pesos y, según se pudo saber, en la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), se está negociando entre 1800 y 2000 pesos, en tanto que los petroleros discuten un número mayor a éste. “La ventaja es que estos aumentos de emergencia aliviarían a los empresarios, ya que no deberán pagar aportes previsionales, a la espera de que se tranquilicen las variables económicas y se inicien las convenciones colectivas con parámetros razonables”. El andarivel de las discusiones transitará un frágil equilibrio. Ayer, el jefe de gabinete Jorge Capitanich volvió a defender el dólar a 8 pesos y apuró a las grandes cadenas exportadoras a liquidar sus cosechas, a la vez que puso sobre la mesa los esfuerzos por sostener el acuerdo de “precios cuidados”, retrotrayéndolo en varios rubros (entre otros el electrodoméstico, con una suba de 7,5%) al 21 de enero. El seguimiento de la situación será permanente. No faltarán los controles ni las revisiones. Las diferentes fracciones sindicales no están dispuestas a pactar por un año en una situación de extrema volatibilidad que dificulta medir con precisión la carestía de la vida. Si se concreta el “puente salarial” - por decreto del Poder Ejecutivo, atendiendo la realidad de cada sector -, los gremios igual tratarán de que no se atrase demasiado el comienzo de las “paritarias libres”, en las que - anticipan - resistirán a que el ajuste que se está aplicando “caiga sobre las espaldas de los trabajadores”, según sostuvo un dirigente de una poderosa seccional de la Unión Obrera Metalúrgica, que responde en el orden nacional nada menos que al jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló. Por ahora, los planes de lucha están desactivados. Nadie quiere que le pongan el mote de “desestabilizador”. Aún hay expectativas de que el equipo de Axel Kicillof, acierte con nuevas medidas que corrijan el rumbo y fomenten la competitividad internacional de los productos argentinos sin deteriorar el consumo interno.

el impacto salarial


Comentarios


El gobierno avanzaría con una suma fija y retrasaría paritarias