El gobierno estira las gestiones con el FMI de cara a las elecciones

En el mercado se prevé que el Gobierno buscará con el Fondo “congelar los vencimientos de los próximos meses” y cerrar un convenio de facilidades extendidas en el último trimestre de 2021.

Patear los compromisos. El gobierno busca postergar decisiones de ajuste fiscal, reducción de subsidios y emisión monetaria.

Patear los compromisos. El gobierno busca postergar decisiones de ajuste fiscal, reducción de subsidios y emisión monetaria.

El Gobierno Nacional está estirando en el tiempo las gestiones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), como una estrategia de llevar adelante la idea de no cerrar un acuerdo definitivo en estos meses. Es para lograr lo máximo que se pueda acercándose al período electoral de octubre para ir definiendo un nuevo convenio con el organismo multilateral.


Fuentes del Poder Ejecutivo consultadas por RÍO NEGRO destacaron que existe un “muy buen nivel de diálogo con el FMI” pero admitieron que “la continuidad de la pandemia hace que los tiempos para cerrar un nuevo acuerdo evidentemente no van a ser lo que se habían previsto hace un tiempo atrás”.


“La idea tener un principio de acuerdo alrededor de principios o mediados de marzo y obviamente eso no se va a poder concretar. El momento hace difícil definir determinadas prioridades del mismo debido a la continuidad de la pandemia y sus efectos”, resaltó una fuente del equipo económico.
Dentro del gabinete explican que es difícil hacer determinadas previsiones macroeconómicas y asumir importantes compromisos en otro año donde la pandemia sigue afectando el ritmo normal de la economía argentina y del resto del mundo.


Particularmente para la Argentina esto puede afectar su capacidad de pago, y en especial, cómo se renegociará la deuda contraída por el gobierno anterior con el organismo por 44 mil millones de dólares.


“Todavía es una verdadera incertidumbre qué puede pasar con la pandemia y cómo van a continuar sus efectos en la evolución de la economía. Nosotros tenemos una pauta de crecimiento del 5,5 por ciento para este año, pero todo está sujeto a lo que ocurra con el Covid sin dudas”, comentó la misma fuente.


En realidad, en Casa de Gobierno se asegura que el sector más “duro” del oficialismo se opone a tener que asumir ajustes fiscales en este año y en todo caso, aceptan “incrementos leves”, por lo menos hasta las elecciones parlamentarias de octubre.

Precisamente este mismo tema fue motivo de versiones publicadas en medios gráficos de Estados Unidos, en las últimas horas, donde se señala que el gobierno argentino no quiere asumir el compromiso de una reducción del déficit fiscal al 4,2 por ciento para este año, un ajuste de las tarifas públicas y un plan que contemple algunas correcciones al cierre de su economía que muestra el país.


Con ese cuadro de situación, puertas adentro del Gobierno se admite que el panorama resulta muy incómodo para el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien no está de acuerdo con la idea de los más inflexibles del oficialismo en cuanto a “no asumir compromisos”.

El dato

u$s 44.000
millones le debe el Estado argentino al Fondo Monetario Internacional.

“Podría haber sí un principio de acuerdo que implique que las cuestiones esenciales se cerrarán antes de fin de año”, agregó otra fuente gubernamental.
Si bien no quiso dar más detalles, en el mercado se especula que el Gobierno buscará con el FMI “congelar los vencimientos de los próximos meses” y cerrar un convenio de facilidades extendidas en el último trimestre de 2021.


El problema son los tiempos, porque la Argentina deberá hacer frente a un vencimiento de 2.300 millones de dólares a mediados de mayo con el Club de París.
Por eso, comenzó a barajarse una opción intermedia con el FMI que le permita al gabinete económico encarar una renegociación del acuerdo que se suscribió en mayo de 2014 con el Club de París, convenio que llevó adelante el ex ministro de Economía y actual gobernador bonaerense, Axel Kicillof.


Por eso, hacia mediados de marzo, el ministro Guzmán viajará a Washington y luego es factible que prosiga su gira hacia Europa, para negociar con el Club de París.
El viaje a Washington fue confirmado por el propio vocero del FMI, Gerry Rice, el último jueves en conferencia de prensa.


“El objetivo sigue siendo el mismo y, como ya lo dijimos anteriormente, el objetivo que compartimos con las autoridades argentinas que estamos enfocados en construir un programa para abordar los desafíos de la pandemia, fomentar la estabilidad, el crecimiento”, aseguró Rice.
En ese marco, el funcionario del Fondo advirtió que el organismo espera de parte del Gobierno argentino “cuál va a ser su plan y las políticas amplias que caractericen su programa”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


El gobierno estira las gestiones con el FMI de cara a las elecciones