El ingeniero que apostó a su propia firma

Pese a la convocatoria de varias petroleras, este cipoleño se embarcó en ser emprendedor y tuvo éxito. Con doce años de trayectoria la empresa se centró en el área de los hidrocarburos y logró pautar contratos a largo plazo con varias operadoras.





#

Nicolás Balboa realiza trabajos de ingeniería industrial aplicados al segmento de los hidrocarburos.(Foto: oscar livera )

Dos títulos de ingeniero (mecánico e industrial) y un posgrado en producción de petróleo y gas. Un currículum académico que seguramente le podría garantizar con el tiempo un puesto gerencial en cualquier empresa. Pero antes de empezar a estudiar, Nicolás Balboa ya tenía la idea de tener su propio emprendimiento.

Este cipoleño estuvo diez años en Buenos Aires estudiando y a la semana de volver a la zona, en 2004, cinco empresas ya lo habían contactado para ofrecerle trabajo. “Había mucha demanda de jóvenes profesionales con perfil técnico y dominio del idioma inglés. Estuve un año en Skanska conociendo todas las áreas de la empresa y después un tiempo en un estudio de ingeniería”, recordó. Finalmente en 2006 creó Estrategias Competitivas del Sur, en sociedad con su esposa.

Al principio fueron algunos pequeños trabajos de ingeniería pero pronto ingresó como proveedor de Repsol-YPF. “Fue un gran desafío, tenía que diseñar en Plaza Huincul las instalaciones de recepción, almacenaje y bombeo de los aditivos que se usan para los biocombustibles. Eso nos dio mucha experiencia y un envión importante para la empresa”, comentó.

Más información | El neuquino que recorrió el mundo y volvió

Luego participó de un proyecto de exploración por cinco años. “En general en ingeniería ves todo asociado a un papel o una computadora, pero al ser ingeniero industrial siempre tuve una visión más amplia, eso me permitió liderar el grupo que manejaba el flujo de fondos, es decir dónde y cómo se invierte el dinero”, explicó.

Incorporado el servicio de consultoría y con la empresa definitivamente volcada a la actividad hidrocarburífera, Balboa decidió hacer un posgrado de especialista en producción de petróleo y gas. “Por suerte pude cursar en Neuquén a través del Instituto Tecnológico de Buenos Aires. Fueron dos años y medio muy intensos con los que terminé definitivamente de conocer a fondo esta industria”, precisó.

Más información | Conocé a las manos detrás del trabajo a distancia

Hace poco más de un año la empresa sumó el sector de trabajos metalúrgicos. Fueron auditados por PAE y ganaron una licitación para construir estructuras metálicas. “Certificamos normas de calidad y tenemos soldadores y proyectistas nivelados, eso nos diferencia de la competencia”, aseguró.

“Cuando comenzamos con este servicio no tenía herramientas ni lugar, pero sí muchos pedidos de trabajo”, dice Balboa. En un galpón que era un depósito en su chacra armó un taller. “Hoy lo tenemos muy bien equipado y tercerizamos algunos trabajos como arenado y pintura y estamos proyectando ampliarlo”, resaltó.

Este avance les permitió ser una de las cuatro empresas de la región con las que Techint suscribió un contrato marco para la realización de distintos trabajos. Decidido a seguir avanzando, Balboa comentó que “el próximo paso será incorporar prefabricados de piping y equipos sometidos a presión interna”.

En números

De las chacras y la avícola al trabajo en la industria del petróleo

“Nosotros tenemos una gran demanda de trabajo, sin embargo no somos ajenos al contexto general del país. El precio del barril de petróleo sigue subiendo y por eso se mantienen las actividades de exploración y extracción pero para nuestros proveedores y para la gente que contratamos es un momento difícil”, explica Nicolás Balboa, socio gerente de Estrategias Competitivas del Sur.

Contó que de tener una cadena de financiación con los proveedores de hasta 90 días, se pasó a tener que cancelar las compras en 15 ó 30 días máximo. “Estamos comprando la misma cantidad de material pero a un precio mucho más alto”, señaló y comentó que “por suerte las operadoras han regularizado los pagos”.

Otro tema recurrente para las pymes es la imposibilidad de llegar a un financiamiento razonable. “Es la gran paradoja de este momento del petróleo: estamos calificando para una gran cantidad de trabajos pero no tenemos financiamiento para el equipamiento necesario”, se lamenta.

Aseguró que “por una cuestión familiar hemos cuidado el valor patrimonial de la empresa, siendo austeros y reinvirtiendo las ganancias para poder tener un capital que nos permita estar equipados” y señaló que otra cuestión importante es haber logrado contratos a largo plazo con las operadoras.

Balboa tiene 43 años y vive en Cipolletti junto a su esposa y sus tres hijos. Un parte de su familia se dedicó siempre a la fruticultura, mientras que otra rama es dueña de un tradicional complejo industrial avícola.

Energía Mundo pyme

Datos

15 días
es el plazo de pago que algunas firmas imponen para sus productos. Hasta hace poco superaba los tres meses.
2006
fue el año en el que formó la empresa que se centró en los hidrocarburos.

Comentarios


El ingeniero que apostó a su propia firma