El Ipross se instala en la campaña 24-7-03

El candidato de la UCR, Saiz, promete volver al régimen prestacional.

Si gana la gobernación, el candidato por el radicalismo, Miguel Saiz, quiere volver al régimen prestacional para el manejo del Ipross.

Esta es la primera propuesta firme irrumpe en la campaña en lo concerniente al manejo de ese organismo.

La propuesta de Saiz significa abonar por atención médica y desestimar el actual pago por número de afiliados, es decir, por cápita.

Esta revisión del funcionamiento del Ipross puede ser una propuesta tan interesante como polémica. El candidato radical prioriza reformas sociales. Por ahora, propagan esas ideas en formas aisladas y sin dirección. Es el resultado de una campaña oficial demorada en la presentación de «acciones y lineamientos gubernamentales».

Es cierto que su redacción está casi concluida, pero nadie de los candidatos se muestra demasiado preocupado en esa faceta y, en cambio, sobra la atención en expandirse con acciones comunicacionales.

No es característica exclusiva del radicalismo. Pero, el oficialismo lidera la carencia de estrategia política de proyectos, mientras multiplica la política con estrategia de imagen.

Este despliegue de la fórmula Miguel Saiz-Mario De Rege se centra en las obras realizadas o aquellas que comprometen pueden hacerse por su manejo del Estado provincial.

En este escenario, la campaña aún es pobre y, en algunos casos, superficial en el debate de proyectos de los candidatos.

Por eso, un inicio bien puede ser qué hacer con el Ipross. Saiz anticipó su objetivo: volver al sistema de prestaciones. Fue el gobierno de Pablo Verani que introdujo el actual régimen de cápita, consistente en un monto fijo por cada afiliado. El esquema por prestaciones libera -directamente- la atención y la facturación a la demanda médica. Esa apertura concentra, a su vez, un gran beneficio y riesgo: no hay límites de las prestaciones y se escaparán las erogaciones del Ipross.

Esta condición -combinada con los excesos de prestadores y afiliados- exigió que se aplicara el sistema de cápita para establecer un gasto previsible en la obra social.

Siete años después y experiencias mediante, Ipross requiere reabrir ese debate. El proyecto de Saiz puede ser un disparador. «El espíritu es transparentar el sistema de Salud», dice. La posible vuelta al régimen de prestaciones ya fue hablada por Saiz con las federaciones de médicos y las clínicas, que siempre añoraron ese regreso. Es evidente que esa ambición privada constituye el mayor desafío: controlar el gasto prestacional ante un presupuesto acotado.

«Habrá que poner auditores y si es necesario uno en cada clínica. Habrá que coordinar costos y prestaciones con los privados. Por eso, no será una tarea sencilla», sentenció.

Alguna que otra precisión -posiblemente- se conozca con el anuncio oficial de las propuestas de la fórmula radical, que sería en Cipolletti el próximo uno de agosto Su elaboración final tiene como principales protagonistas a «la vieja guardia» del oficialismo, con mucha incidencia en gran parte de los 20 años del oficialismo La coordinación pertenece a Juan Correa, quien participa con una visión propia de políticas y «acciones sociales globales». Se evaluaron esquemas integrales de España y Italia. Saiz es redundante en esa pretensión y reitera la creación de un ministerio de la Familia, alentado por un crédito de la CEE por tres millones de euros para un programa social integral.

La diputada Marta Milesi -candidata a legisladora- también tiene su atención en la cuestión, pues se la consigna como segura ministra del área.

Cada sector arrimó su evaluación y protagonista. Así los lineamientos de Salud acumuló aportes de Ana Duarte, Remigio Romera y Rubén Kowalysyn, mientras que Alejandro Marenco y Adriana Gutiérrez analizan la reforma del Ipross.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios