El mundo de Ana Frank en imágenes

La exposición "Ana Frank, una historia vigente" se inauguró en Viedma.

VIEDMA (AV).- Se realizó en la tarde de ayer la apertura de la exposición itinerante «Ana Frank, una historia vigente» en el Centro Municipal de Cultura de Viedma. La muestra, que podrá verse hasta el 8 de julio, ya se ha presentado en varias ciudades de nuestro país y el mundo con excelente repercusión e incluye pinturas, fotografías y diapositivas de Ana Frank. Aunque es abierta a todo público, se procura que los alumnos de las escuelas secundarias concurran a la muestra. La muestra pertenece a la Fundación Ana Frank de Amsterdam y fue vista en más de 60 países por de 10 millones de personas. La organización local del evento está a cargo de la Jefatura de Policía de Provincia de Río Negro.

Asesinada a los 16 años, Ana Frank comenzó a escribir su célebre diario a los 13. La joven que se convirtió en símbolo del martirio de los seis millones de judíos muertos por los nazis, su vida y el contexto histórico de su sacrificio pueden verse en «Ana Frank – Una historia vigente». Más de 50 paneles con fotos y textos y un video narran las vicisitudes de la adolescente y de su familia. La muestra transmite los sueños y los deseos de Ana; la rutina de la vida en el «anexo» -el escondite de la casa de Amsterdam donde se ocultaba junto a los suyos-; el terror de la llegada de los alemanes -que ocupaban Holanda- para arrestarlos; el hambre y la miseria y el sufrimiento de los guetos y los campos de la muerte.

El libro -en el cual las últimas palabras fueron escritas el 8 de agosto de 1944, mientras la niña vivía escondida durante el Holocausto-, ha sido traducido a sesenta idiomas y ha llegado a más de 25 millones de personas. Con el paso del tiempo, este documento ha perdurado como un símbolo de lucha por la defensa de los derechos humanos, contribuyendo a ello con su mensaje de paz.

Ana Frank hace en este libro-diario una biografía de su estancia en la «casa de atrás» escrito en forma de cartas. Refleja su sufrimiento de lo acontecido en la guerra y lo que le supone para ella vivir en aquellas condiciones, escondida del mundo exterior. «A pesar de todo, creo que el corazón del hombre es bueno en su raíz», así escribió la niña – adolescente en su diario, que se transformó en el símbolo de lucha contra el racismo y la discriminación.

Ana falleció en el campo de concentración de Bergen-Belsen, unos meses antes de que finalice la guerra. Pese a que la historia de esta niña es una fiel testigo de los horrores acontecidos durante la Segunda Guerra Mundial, prima sobre sus palabras un destello de esperanza. Los detalles de la particular semblanza de esta debacle bélica y del Holocausto, visto a través de los ojos de una pequeña atrapada, pueden ser reconstruidos en esta exposición itinerante.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora