El plan educativo provincial de los 80, un modelo de participación



Neuquén

En los inicios de la década de los 80 se produjeron importantes cambios en la situación nacional debido a la crisis interna del gobierno militar, la Guerra de Malvinas y los compromisos de la deuda externa, que derivó en un proceso de apertura democrática y la asunción del presidente Raúl Alfonsín en 1983. Esta crisis de la dictadura puso en evidencia a una sociedad regional totalmente transformada con mucho papel de participación. Es así que se produjo la modificación en la enseñanza a través del llamado Plan Educativo Provincial (PEP) que le dio empuje innovador. El licenciado Rubén Maidana, con quien mantuve una entrevista telefónica y escrita, fue el coordinador y responsable de este plan y contaba que el “25 de marzo de 1976 fui destituido de mis funciones de director de Planeamiento Educativo Provincial y de mi docencia universitaria. Después de varios años de exilio regresé al país.

El sistema educativo había duplicado sus servicios por la transferencia de las escuelas nacionales a las provincias, lo que determinaba una gran complejidad. Ya en Neuquén, don Felipe Sapag me ofreció la conducción del sistema educativo como presidente del Concejo Provincial de Educación (verdadero ministerio en ese momento, ya que tenía a su cargo, con independencia funcional, la ejecución del mayor presupuesto provincial)”. Maidana contaba que al poco tiempo de iniciar sus tareas se abocaron a la construcción de un sistema educativo que expresara las expectativas pedagógicas democráticas de aquel tiempo nuevo.

Es así que la idea central del futuro PEP consistió en darle al concepto de nuclearización un carácter pedagógico más sustantivo, a fin de que se constituyera en espacio de experimentación e intercambio entre las escuelas primarias, secundarias y centros de formación docente, con cierta independencia para investigar e innovar. Estos espacios más amplios en los distritos contaron con el acompañamiento de los nuevos supervisores y equipos especializados del Concejo para invitar a la comunidad educativa a incorporarse.

“El resultado fue óptimo, ya que desde el principio las propuestas de docentes y otros sectores de la comunidad fueron múltiples y valiosas. La participación fue masiva: se organizaban reuniones festivas, llamadas “peñas de la nuclearización” en barrios de Neuquén y pueblos del interior. Hasta el mismo presidente Alfonsín, en una visita a la provincia, preguntó con cierta inquietud si era verdad que los dirigentes sindicales del gremio docente (Aten) llevaban como estandarte el PEP impulsado desde el gobierno provincial y que la comunidad participaba con gran entusiasmo”, contaba Maidana. Y con satisfacción recordaba también que el primer gran objetivo, expresado en la consigna “la educación es responsabilidad de todos”, se había cumplido plenamente.

Por lo que, el objetivo final de la nuclearización (en esta primera etapa), consistía en dejar establecidos en los distritos escolares, en una misma instancia pedagógica, un fluido proceso de investigación, experimentación y transferencia de conocimientos entre los centros educativos de distintos niveles. Se pensaba que, para una segunda etapa se trabajaría en el campo específicamente pedagógico, redefiniendo contenidos y métodos.

“Sin embargo el PEP, inicialmente, por su misma concepción no tenía una duración determinada, ni metas específicas que pudieran medir su éxito. De manera que, con el transcurso del tiempo, se sabía que el PEP había perdido impulso”, concluía.

La significación del PEP en ese momento histórico constituyó un aporte sustantivo en la construcción del Congreso Pedagógico Nacional y fue presentado junto a experiencias de otros continentes, por invitación de la Unesco, en un seminario en París.

Fue valorado como la mayor experiencia latinoamericana de participación de la comunidad en educación. Lamentablemente no tuvo larga duración, debido a políticas educativas de gobiernos posteriores que no apoyaron su continuidad.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256


Comentarios


El plan educativo provincial de los 80, un modelo de participación