El sistema después de una quiebra



Carlos Tomada, ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación desde el 2003, aseveró que “la generación de empleo registrado y el crecimiento sustantivo de puestos de trabajo con protección social fortalecieron el sistema de obras sociales en la Argentina”, que estaba “quebrado en sus organizaciones” antes de ese año. “La mejora del empleo significó, al igual que para el sistema previsional, una ampliación del universo comprendido y, por lo tanto, una mejora en el acceso a la salud para millones de trabajadores”. El ministro argumentó que su cartera actúa junto con la Superintendencia de Servicios de Salud y que “un eje sustantivo e indeclinable” es “la inclusión social, también en un sentido de igualdad de oportunidades”. Otras cuestiones publicitadas por Tomada se relacionaron con “la recuperación de las negociaciones colectivas y el salario mínimo y la puesta en marcha, nuevamente, de la desmantelada Inspección del Trabajo”. Estas acciones fueron acompañadas por “las jubilaciones de 2,5 millones de personas que nunca hubieran tenido la posibilidad de acceder a las mismas. En el otro extremo etario, se otorgó la asignación universal por hijo”. La cartera laboral se desenvuelve a través del Consejo Nacional de Políticas Sociales, compartido con los ministerios que tienen competencia en las acciones impulsadas por el gobierno. En ese ámbito existe un espacio común con las carteras de Salud (MS), de Desarrollo Social, de Educación y de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, por un lado, y las de Economía y de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios por el otro. Tomada subrayó que con el MS “tenemos muchos puntos de encuentro y necesitamos extender esta tarea”. Un aspecto que involucra a ambos “es la competencia de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo”.


Comentarios


El sistema después de una quiebra