El superprecio del gas de Vaca Muerta llega a su fin

El gobierno nacional avanza en la reforma del nuevo Plan Gas que limitará el valor al cual podrán aspirar las operadoras. A cambio se incrementará la cantidad de producción y proyectos a los que llegará en este año el incentivo económico.



#

Desde el gobierno nacional se busca definir la modificación en lo que queda de este mes, por lo que se aceleraron las reuniones. (Foto: gentileza )

El flamante secretario de Energía de la Nación, Gustavo Lopetegui, avanza en la definición de la reforma de la Resolución 46/2017 que fijó el nuevo Plan Gas. Los cambios propuestos a la modificación diseñada por su antecesor, Javier Iguacel, apuntan a compensar el recorte en el monto a subsidiar con la posibilidad de incorporar un mayor volumen de producción dentro del programa dejando como resultado el fin del súper precio al cual podía aspirar el gas de Vaca Muerta.

Antes de salir casi eyectado del cargo, Iguacel había propuesto una reforma que, en realidad, tenía un par de opciones para su aplicación. A dos semanas de su alejamiento, la labor de Lopetegui se centra en estos días en poder achicar el plan sin caer en una ola de acciones judiciales de parte de las operadoras que ya lo percibían.

La llave para descomprimir la situación pasa por modificar la producción por la que se abonará el incentivo a las compañías ya incluidas. Según se supo, Nación reconocería ahora la curva de producción proyectada que fue presentada el mes pasado y que en la mayoría de las compañías es superior a la inicialmente presentada.

Pero además Nación permitiría que durante los meses de invierno, en los que la producción nacional aún no alcanza a cubrir la demanda, tanto los 8 proyectos ya avalados, como los que se sumarían en este mes, puedan inyectar mayores volúmenes.

Esta modificación es la que deja más conforme a las operadoras para permitir que se ponga fin al sendero de precios sostén.

Como es sabido, para este año la Resolución 46 garantizaba que el millón de BTU llegaría a los 7 dólares. Con la reforma en lugar de completar el precio de cuenca con el subsidio para llegar a ese valor, se aportará un monto fijo, que para este año sería de 2,50 dólares por millón de BTU.

Una cuenta rápida muestra que si el precio en la Cuenca Neuquina ronda hoy los 4 dólares, el valor final ya no llegará a 7, sino que estará cerca de los 6,50 dólares por millón de BTU y los 7 dólares que antes eran el piso sostén ahora pasarán a ser el techo, ya que el subsidio no permitirá que superen esa línea.

Este cambio se debe a la baja que viene registrando el precio del gas en el mercado nacional, impulsada por las licitaciones en las que las operadoras que no perciben el nuevo Plan Gas reclamaban que se encontraban ante una competencia desleal.

Pero esa limitación en el subsidio se suma al cambio en la forma en la que se liquidarán los aportes nacionales, que será la clave para que el presupuesto alcance para llegar a una mayor producción.

Hasta el momento el plan contempla que a las operadoras se les abona el 85% correspondiente a la producción proyectada, y luego el 15% una vez chequeada la producción que efectivamente hubo. La reforma contempla que a partir de ahora se liquidará sólo el 70% y el 30% restante pasará a formar parte de un fideicomiso que se abonará a partir de la finalización del nuevo Plan Gas, es decir desde 2022.

Con estos cambios, los fondos previstos pueden llegar al doble de producción, pasando de 18 a 30 millones de metros cúbicos por día y permitiendo tener un margen para subas en el tipo cambiario.

En números

Datos

28.700
millones de pesos destinó el presupuesto nacional para la aplicación del programa en este año.
7 dólares
era el precio sostén del millón de BTU en este año y que ahora pasará a ser el techo.

Comentarios


El superprecio del gas de Vaca Muerta llega a su fin