Empezó con tiros, finalizó con una casa quemada

La violencia escaló sin freno en la toma La Familia. Lograron evacuar a niños de la vivienda atacada.

Leonardo Petricio

Neuquén

NEUQUÉN (AN).- En la toma La Familia la ira pudo más que la paciencia y el lunes por la noche una multitud de vecinos decidió correr a una familia del sector. Fueron ocho horas que tuvieron en vilo al barrio, donde volaron balas de plomo y balas de goma para todos lados, hubo gases lacrimógenos, piedrazos y hasta bombas incendiarias.

Finalmente quemaron la vivienda de una familia de apellido Soazo, cuyos integrantes son conocidos como la banda de los “Bin Laden”.

Las idas y vueltas comenzaron a las 14, según el relato de los vecinos que ayer por la mañana se asomaban tímidamente en las calles del barrio. A esa hora, un adolescente conocido como “Richard” junto a su novia pasó por la verdulería de Gustavo Gómez, ubicada en Copahue casi Confluencia, y desde la calle dispararon. “Yo estaba comiendo con mi mujer y mi hija, me dispararon y salí a vereda a cruzarlos, porque estoy podrido de esto” explicó el hombre, con los ojos inyectados en sangre y la rabia que brotaba de sus palabras.

“Me vinieron a amenazar con un fierro, me dijeron que yo estoy con la gorra y que me iban a matar, después la novia del pibe le pegó a mi mujer”, continuó. Pero la discusión terminó ahí, cada cual se fue por su cuenta y no volvieron a cruzar palabras por varias horas.

Alrededor de las 20, Gustavo abrió las puertas de su negocio y esperó poder trabajar con normalidad, pero las cosas no se dieron como él pensaba y finalmente fueron a molestarlo otra vez: “Pasaron los pibes en un Chevrolet Agile blanco que tienen, a los gritos y haciendo señas. Nos dicen que nosotros nos ponemos la gorra”.

Fue entonces que el verdulero confesó que no pudo controlar su bronca y que salió a la vereda a encontrarlos nuevamente, y que “desde la esquina me dispararon”.

En ese momento la barriada estalló: Gómez comenzó a alentar a los vecinos y volaron las primeras piedras contra los Soazo. “Ellos –los Soazo– se atrincheraron en el primer piso y desde el balcón tiraban con un 22”, relató otro vecino. Luego intervino la policía, que logró disuadir por momentos con gases y balas de goma, así lograron sacar a seis personas de la vivienda antes de que los linchen. Entre ellas había un niño de tres años y otros cuatro que resultaron lesionados.

Poco conformes, los vecinos comenzaron a arrojar bombas molotov contra la casa, la incendiaron y los Bomberos extinguieron las llamas. En horas de la madrugada, a las tres, el grupo enfurecido reavivó el fuego dentro de la vivienda y hubo una nueva intervención del cuerpo de la Policía.

Por la mañana había una tensa calma en las polvorientas calles de la toma. Algunos vecinos indicaron que no quieren a los “Bin Laden” en el barrio porque “son chorros, venden droga y no tiene respeto por nada, el otro día incendiaron un Regata que estaba estacionado en la calle. Si vuelven por acá los vamos a volver a correr”, comentaron.

En tanto, algunos familiares de los Soazo, que viven en el barrio, se acercaron hasta los restos de la casa a tratar de recuperar algunas pertenencias.

La vivienda sufrió graves daños por el fuego. El barrio vivió ocho horas de pesadilla.

10/3/15. Vecinos de Confluencia queman la casa de una mujer tras la muerte de José Orlando Pereyra.

9/3/15. En Toma 7 de Mayo queman la casa de un hombre que le dijo obscenidades a una adolescente.

12/8/14. En barrio TCI incendiaron la casa de los Soazo, a quienes endilgan la autoría de todo tipo de delitos.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios