En Neuquén hay confianza en la economía

En dos meses las expectativas crecieron un punto. Así lo revela un informe de la Fundación Mercado, de Bahía Blanca



NEUQUEN (AN).- Cuando la mayoría de los argentinos llegó a raspar la olla de la confianza y lo demostró en noviembre, Neuquén mantuvo un optimismo más allá de cualquier esperanza fundada. En esta capital, la gente tuvo más confianza en la marcha de la economía nacional y provincial y destinó más de 18 pesos de cada cien recibidos a ahorrar o tomar créditos.

Esos porcentajes -de ahorro o de endeudamiento- son casi el doble de la media nacional, que rozó el 11% y se ubicó 30 puntos debajo del techo -que ahora parece el cielo- logrado en noviembre de 1999. En ese entonces, la confianza en el cambio institucional -de Carlos Menem a Fernando de la Rúa- arrastró, por carácter transitivo, la convicción de que la economía mejoraría y llevó ese índice a 41,3%.

Sin embargo, el efecto “gestión” sustituyó rápidamente el efecto electoral y generó en los once meses de 2000 una profunda curva depresiva, síntesis del malhumor de la gente. La caída estuvo abonada en el primer trimestre del año por el impuestazo y luego por la retracción del consumo.

En paralelo, la Argentina mantuvo un nivel alto en las exportaciones, un proceso positivo que no se extendió a la economía interna.

En Neuquén, acaso por la fiebre petrolera y el alza de la recaudación por regalías, los optimistas derrotaron a “los amargos” denostados con frecuencia por el gobernador Jorge Sobisch. El crecimiento de la confianza entre octubre y noviembre fue de más de un punto -de 16,5% a 17,8%-.

El índice de confianza del consumidor es producto de una encuesta que realiza mensualmente la Fundación Mercado de Bahía Blanca. La entidad, conducida por Oscar Liberman, dispone de un equipo de economistas, analistas, sociólogos que procesan los datos relevados en ocho ciudades del país: además de esta capital y Bahía Blanca, se estudian la ciudad de Buenos Aires; el conurbano bonaerense, Córdoba, Rosario, Mendoza y Tucumán. Los índices -también están el de confianza del ahorrista y de las familias- se elaboran sobre la base del porcentaje de ingresos que las familias y los consumidores del país destinan de sus ingresos al consumo y al ahorro. En la medida que ese porcentaje crezca, la confianza será mayor.

A diferencia de los registros habituales, este índice, que establece el índice de confianza normal en el 45% o más y regular en 25%, tiene la ventaja de indicar la temperatura de la economía desde el lado de la demanda. Como se observa desde hace meses, desde el techo logrado en el país en noviembre de 1999 -41,5%- se llegó al exiguo 11,1% el mes pasado. Con todo, la población de Neuquén mantiene moderadas expectativas, y en noviembre superó a los demás distritos, incluso Córdoba, cuya sociedad había apostado fuerte a la gestión de José Manuel de la Sota. El primer llamado de atención ocurrió en octubre, cuando las ventas por el día de la madre no respondieron a las expectativas. En ese entonces, el tobogán arrastró a Neuquén hacia abajo, como al resto del país. Pero en noviembre, Neuquén “le sacó” casi ocho puntos de ventaja al lote de distritos -Bahía Blanca, Córdoba, Tucumán- que, casi con 12% se ubicó tercero, después de la capital del país, que rondó el 15% de confianza.

Hace un año se produjo la máxima señal de demanda interna en busca de salidas a la recesión: en ese entonces, las familias ahorraban 41 pesos de cada 100 que ingresaban al hogar.

Anticipan un escenario de tensiones

NEUQUEN (AN).- El índice sirve también para calificar la gestión del gobierno: si el mínimo histórico logrado en noviembre pasado se mantiene, se consolidará un escenario de demanda similar al actual con “fuertes tensiones”, con demandas crecientes de empleo por parte de los sectores pauperizados, según la Fundación Mercado.

Los niveles bajos y muy bajos en la actividad y la retracción del mercado interno llevarán a una “neo-recesión” solamente atenuada por una eventual “fuerte tasa positiva” en las exportaciones. En ese contexto, de acuerdo con el informe de la entidad, la recuperación recién podría comenzar en 2002, es decir, que el año próximo será “perdido” para la economía interna porque las autoridades manejarán una “casi imposible agenda de ajuste” en el gasto político.

La encuesta se realizó entre el 13 y el 30 de noviembre en 4.065 hogares de Buenos Aires, Bahía Blanca, Tucumán, Rosario, Córdoba, Mendoza y Neuquén. Según la encuesta, la recesión afectará a los gobiernos provinciales y municipales porque, mientras la actividad y los precios no se recupere, la recaudación será menor.


Comentarios


En Neuquén hay confianza en la economía